Muchas personas que quieren perder peso se torturan a sí mismas con una dieta después de otra, y ninguna les funciona. Los kilos simplemente se niegan a marcharse. En ciertos casos como estos, tener sobrepeso no siempre se debe a una dieta equivocada o a la falta de ejercicio. Algunas veces responde a un metabolismo lento. Si ganas o pierdes peso rápidamente depende del buen funcionamiento tu metabolismo, entre otras cosas. Estos ocho consejos te ayudarán activar tu metabolismo de forma simple y natural para que puedas perder peso con facilidad. Y sobre todo, para que te sientas más animado y energético.

Pierde

1. No sigas dietas demasiado estrictas

Pasar hambre engorda. ¿Cómo puede suceder esto? Cuando reduces tu consumo de calorías drásticamente, tu cuerpo reacciona activando su modo “hambre“. Esto significa que lentifica tu metabolismo y almacena grasas para que tus órganos esenciales sigan trabajando durante el período de privación de alimentos. Lo que a su vez conduce al “efecto yoyo” cuando la dieta termina y empiezas a comer normalmente otra vez. Es mejor ajustar tu dieta a tus necesidades.

peso

Evita la comida rápida, los alimentos procesados. Dale prioridad a los alimentos bajos en calorías, como verduras, frutas y legumbres (tienen más calorías que los vegetales, pero contienen vitaminas y proteínas, por lo que no tienes que consumir demasiada cantidad para sentirte lleno). Las carnes magras, el pescado y los productos lácteos, así como las nueces, también deberían formar parte de tus alimentos permitidos. En lo que se refiere a los carbohidratos, elige granos enteros: ¡tienen más proteínas y fibra, y se digieren más lentamente, por lo que mantienen el hambre a raya y estimulan tu metabolismo! Entre estos se encuentran el arroz integral, el pan de grano entero y otros granos atípicos como el mijo.

2. ¡Come tres veces al día!

Comer regularmente no solo previene los ataques de hambre, además acelera tu metabolismo. Está demostrado que tres comidas adecuadas es mejor que varias muy escasas. Parece ser que la proteína que nos impulsa a movernos — Foxa2 — se inhibe con la liberación de insulina durante las comidas, o sea que si solo comes tres veces al día, sentirás una gran necesidad de moverte y te resultará más fácil hacer ejercicio. Esto fue demostrado por un estudio realizado por la Escuela Politécnica Federal de Zúrich.
Además, no olvides beber mucha agua o tés sin azúcar todos los días (al menos 8 tazas).

rapidamente

3. Asegúrate de dormir lo suficiente

Un sueño deficiente provoca cansancio durante todo el día y dificultades para concentrarse. También puede afectar considerablemente tu peso. La falta de sueño lentifica tu metabolismo. Además, no descansar lo suficiente conduce a la ingesta de antojitos, es decir, alimentos con más grasa, sal  y alimentos azucarados. Así que asegúrate de dormir de siete a nueve horas por noche siempre que sea posible; esto suele incluir una hora límite para apagar tus aparatos electrónicos, ¡hay que evitar el “un poco más!”.

4. Levanta pesas

Si lo que buscas concretamente es acelerar tu metabolismo, es de gran ayuda estar activo durante todo el día. Los deportes de resistencia son magníficos, pero incluso puedes obtener mejores resultados con un entrenamiento específico para desarrollar los músculos. Es posible incrementar tu tasa metabólica en reposo hasta un 5%. La tasa metabólica en reposo, o TMR, es básicamente la cantidad de calorías que tu cuerpo necesita solo para sobrevivir. Si haces ejercicio, seguirás quemando calorías el resto del día.

acelerar

5. Bebe té verde

El té verde contiene cafeína y catequina, lo que activa el metabolismo y te ayuda a perder peso. También mejora la digestión, lo que quema más calorías. Así que haz la prueba y tómate un té verde todos los días, o sustitúyelo por una taza de café si necesitas un cambio de ritmo. Una taza de café fuerte también es estupenda para darle un impulso a tu metabolismo al empezar el día.

6. Come un poco de chile

Los investigadores todavía no se ponen de acuerdo sobre el efecto del chile en el metabolismo. Algunos estudios muestran que el chile puede aumentar la quema de grasas hasta en un 30%, pero existen otros estudios que refutan esta afirmación. Lo mejor es que hagas la prueba por ti mismo y disfrutes de una comida picante de vez en cuando. Si sientes que no te ayuda o no disfrutas el picor, entonces simplemente aborta el experimento. En cualquier caso, no debes ir demasiado lejos, ya que podrías volverte inmune a los efectos positivos de la comida picante, de la misma manera que podría pasar con el café. Los alimentos picantes pueden irritar el estómago y provocar una grave acidez estomacal y otras complicaciones.

metabolismo

7. Asegúrate de consumir  suficiente vitamina D

La vitamina D levanta el ánimo y ayuda a tu organismo a quemar grasa más rápido. El cuerpo humano no puede sintetizar la vitamina D, así que tienes que agregarla a tu dieta y exponerte regularmente a la luz solar. Si tienes problemas para perder peso o subes de peso con rapidez, podría deberse a una deficiencia de vitamina D. Un tratamiento fácil consiste en permanecer dos horas fuera todos los días. Huevos, grasa de pescados como el fletán, el atún o el salmón, así como los lácteos, también son ricos en vitamina D.

8. Incluye el aceite de coco en tu dieta

¿Necesitas freír algo o preparar un aderezo para la ensalada? El aceite de coco es un sustituto estupendo de otros tipos de aceite. A diferencia de otros aceites, contienen triglicéridos de cadena media, los cuales son asimilados fácilmente y no se adhieren al organismo. Por el contrario, el aceite de coco puede mejorar el metabolismo y bajar los niveles de colesterol. Es mejor usar el prensado en frío, ya que es orgánico.

Pierde peso rápidamente: 8 formas de acelerar tu metabolismo

Aunque hay muchas cosas que podemos hacer para ajustar nuestro metabolismo, algunas veces existen factores importantes que están fuera de nuestro control. Enfermedades como el hipotiroidismo pueden provocar aumento de peso aunque sigas una dieta saludable. El aumento de peso injustificado unido a otros síntomas como cansancio y problemas de concentración son señales de alarma que no deben ser ignoradas. Si notas alguna de ellas, debes consultar a un médico lo antes posible.

Si de verdad quieres perder peso, debes hacer todo lo posible por llevar un estilo de vida saludable. Un dieta fresca (rica en vitaminas), ejercicio constante, dormir lo suficiente y evitar el estrés son factores importantes para quemar calorías. ¡Así que ponte las pilas y mira cómo los kilos se esfuman!