El ex SIDE SI Antonio Horacio Stiuso fue denunciado hoy por el periodista Bonasso con patrocinio legal de la ONG LA Alameda. 29-12-2014 Bonasso y Ganora en los tribunales federales.

by

Bonasso y Ganora en los tribunales federales

El histórico capo de los Servicios de Inteligencia (SI), que dependen directamente del Ejecutivo Nacional, Antonio Horacio Stiuso, (a) “Jaime”, o “Stiles” fue denunciando este lunes 29 de diciembre por amenazas y obstaculización de la libre circulación del libro “Lo que no dije en Recuerdo de la Muerte” del periodista Miguel Bonasso.

El vicepresidente de la Fundación Alameda, Mario Ganora, es el abogado patrocinante en la demanda contra Stiuso (ex Director General de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia) que en el sorteo hoy lunes a las 10.30 hs recayó en el Juzgado Federal Nº 2, a cargo de Sebastián Roberto Ramos, y el titular de la Fiscalía Nº 1, Jorge Felipe Di Lello, bajo el expediente 12.9467/14.

Stiuso insultó a Bonasso en un reportaje en la Revista Noticias porque el periodista publicó en su libro los vínculos de los Servicios de Inteligencia con la trata sexual y los prostíbulos como denunció la Alameda hace más de un año en un escrache a la sede central de los espías, y mucho antes cuando el actual jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, fue fotografiado dentro del prostíbulo Mix de Cancún en México propiedad de Raúl Martins y junto al condenado por explotación sexual de menores, Gabriel Conde.

En la denuncia penal el abogado Ganora señala que “los agravios hacia Bonasso constituye “una amenaza en los términos del art. 149 bis del C.P. tendiente a hacerme callar y a que deje de publicar mis ideas por la prensa en violación a lo dispuesto en los arts. 14 y 32 C.N., 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Esto último configuraría, además el tipo penal previsto en el art. 161 C.P. porque el objetivo es entorpecer la circulación del libro mediante la amenaza al autor”.

Bonasso destacó que “el hecho de que Stiuso, a través de la entonces SIDE y actual SI ha operado durante años al Poder Judicial de la Nación, en especial al fuero federal para obtener resoluciones favorables a los intereses políticos y económicos cuya protección se le encomendaban. La SI y, en especial la facción del señor Stiuso, vía el señor Martins y el difunto Pedro Viale, tenía y tiene una relación fluida con el Dr. Norberto Oyarbide, juez federal, por lo que entiendo que esa referencia a llevar el libro al juez tiene una connotación totalmente diferente a la que aparenta. No es el reclamo indignado de quien se siente injustamente ofendido por un presunto infundio sino la amenaza de entregarme a sus secuaces del Poder Judicial para el posible armado de una causa”.

Miguel Bonasso en la mesa de entradas

Miguel Bonasso en la mesa de entradas presentando la denuncia contra la mafia de la SIDE/SI.

TEXTO DE LA DENUNCIA PENAL:

FORMULA DENUNCIA

Señor Juez:

Miguel Bonasso, con domicilio en Av. Directorio 3998 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por derecho propio, conjuntamente con mi letrado patrocinante, Dr. Mario Fernando Ganora, inscripto al Tomo 36 Folio 227 del CPACF, constituyendo domicilio procesal en Av. Callao 178, Piso 5 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se presenta respetuosamente ante V. S. y dice:

I.-OBJETO.-

Que por el presente viene a formular denuncia por los presuntos delitos de amenazas (art. 149 bis C.P.) y obstaculización de la libre circulación de libros (art. 161 C.P.) en el que podría encontrarse incurso el señor Antonio Horacio Stiuso, (a) “Jaime”, o “Stiles”, ex Director General de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia (S.I.) dependiente de la Presidencia de la Nación.

II.- HECHOS.-

El .suscrito es autor del libro de investigación periodística titulado “Lo que no dije en “Recuerdo de la Muerte” publicado por Editorial Sudamericana en noviembre de 2014. En el capítulo III de dicha publicación hice referencia al homicidio de Pedro Tomás Viale (a) “Lauchón” acontecido el 9 de julio de 2013 en su domicilio de la calle Rocha Blaquier 1502 a manos de un grupo de élite de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. También dije que el occiso era un agente de inteligencia de la S.I. que estaba vinculado al narcotráfico y a la trata de personas. Señalé que

“Lorena Martins, hija del exitoso proxeneta Raúl Martins (otro agente de la Secretaría de Inteligencia), había acusado a Viale de ser el encargado de eliminarla si continuaba denunciando a su padre”.

“Pero el Lauchón tenía fuertes apoyos políticos, como Martins, que era hombre de Antonio Horacio Stiuso (a) Stiles, el poderoso director general de operaciones que había hecho carrera en la Secretaría de Inteligencia desde los tiempos en que se llamaba SIDE y era una pieza maestra en la represión clandestina de la dictadura militar” (ver op.cit. pág. 27).

Agregué más adelante:

“Argentina no es una democracia escandinava, ciertamente, pero exagera para el otro lado: a la sociedad no parece importarle mucho que funcionarios que integran una Secretaría dependiente de la Presidencia de la Nación se dediquen a la trata y el tráfico de estupefacientes. Pocos ligan la creciente inseguridad en calles, casas o autobuses, con el crimen organizado y protegido desde arriba” (op.cit., pág. 27).

El 16 de diciembre de 2014 la revista “Noticias” publica una nota del periodista Rodis Recalt titulada “La entrevista de noticias que sacudió a la SIDE”. En esa nota, que se basa en una entrevista al señor Antonio Horacio Stiuso, dice lo siguiente:

“Es el espía más emblemático del país. Respetado por los servicios de inteligencia del exterior y temido por los agentes argentinos, Antonio Stiuso (61), alias “Jaime”, jamás había brindado una entrevista a un medio. Hasta hoy. Es el director general de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia y el hombre que conoce los secretos más oscuros de la Argentina de los últimos 40 años. Aunque él lo niegue, tiene el poder para hacer temblar a ministros y funcionarios. En el 2004, Gustavo Beliz mostró su rostro en televisión y eso le costó un juicio y años de exilio. “La SIDE la maneja un señor al que todo el mundo le tiene miedo porque dicen que es peligroso y te puede mandar a matar. Ese hombre participó de todos los gobiernos y se llama Jaime Stiuso”, afirmó el ex ministro de Justicia.

Hoy Stiuso se queja de que tiene causas en todos los juzgados federales. “Cae un meteorito y me echan la culpa a mí”, dice.

Quiero destacar que la finalidad de la nota era la de poner de relieve la interna que existe en los servicios de inteligencia y los ajustes de cuentas entre los diferentes sectores. Ajustes de cuentas en los que las facciones en pugna se valen de la amenaza y los atentados. Específicamente Stiuso es interrogado acerca de la muerte del señor Pedro Viale a manos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, cuyo jefe actual sería el futuro Secretario de Inteligencia en la hipótesis de que fuera Daniel Scioli el Presidente de la Nación y de su enfrentamiento con esta persona y con otros integrantes de los servicios de inteligencia. La nota refleja un diálogo en el que el entrevistado se maneja con evasivas, sobreentendidos, comentarios elípticos, las expresiones groseras y chabacanas y las amenazas veladas, que constituyen el lenguaje típico de los “servicios” argentinos. En ese contexto extrañamente aparecen dos referencias injuriosas hacia mi persona que dicen lo siguiente:

Noticias: A usted se lo denunció por narcotráfico, prostitución y trata de personas.

Stiuso: Eso es por la cantidad de pelotudeces que se escriben. Ahora este (Miguel) Bonasso dice que yo lo conozco a Raúl Martins (empresario de la noche acusado de proxeneta). Está en pedo, porque yo no lo conozco. Ni sé quién es. Ahora compré el libro y se lo voy a mandar al juez que tiene la causa donde dice que yo ando con la trata de personas, para que vea qué escribió Bonasso y que lleve las pruebas. ¿Y qué va a decir Bonasso? “Lo leí en el artículo tal o cual”, pero nunca aparecen las pruebas. Primero dice que estuve con la represión, después con la trata, pero nunca hay ni una prueba.

Noticias: Sí, lo entendí, pero nunca antes se había publicado que lo amenazaban.

Stiuso: Pero eso ya venía de hace más de un año. Hasta mi familia está acostumbrada a las amenazas. Mi familia ha recibido bombas en la casa, en otros años. No ahora, ni con este gobierno. O sea que… ¿miedo a la muerte de qué? Ahora, eso no quita que manden boludeces, pero miedo a la muerte no podés tener. No podría haber hecho los trabajos que hice en estos 30 años si tuviera otras tareas. Que no son las que dice el pelotudo este de Bonasso, que yo andaba con dictadura y todas las pelotudeces que dice él.

Estas especiales referencias agraviantes hacia mi persona, el único que no es funcionario y que no tiene relación con los servicios de inteligencia ni con la lucha de facciones allí relatada, formuladas a un medio público de comunicación por un sujeto temido y peligroso, que está envuelto en una puja violenta entre grupos que operan en la clandestinidad y que, además, fueran denunciados por el suscripto, constituiría, a mi juicio, una amenaza en los términos del art. 149 bis del C.P. tendiente a hacerme callar y a que deje de publicar mis ideas por la prensa en violación a lo dispuesto en los arts. 14 y 32 C.N., 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 19 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Esto último configuraría, además el tipo penal previsto en el art. 161 C.P. porque el objetivo es entorpecer la circulación del libro mediante la amenaza al autor.

Quiero destacar que el hecho de que el señor Stiuso, a través de la entonces SIDE y actual SI ha operado durante años al Poder Judicial de la Nación, en especial al fuero federal para obtener resoluciones favorables a los intereses políticos y económicos cuya protección se le encomendaban. La SI y, en especial la facción del señor Stiuso, vía el señor Martins y el difunto Pedro Viale, tenía y tiene una relación fluida con el Dr. Norberto Oyarbide, juez federal, por lo que entiendo que esa referencia a llevar el libro al juez tiene una connotación totalmente diferente a la que aparenta. No es el reclamo indignado de quien se siente injustamente ofendido por un presunto infundio sino la amenaza de entregarme a sus secuaces del Poder Judicial para el posible armado de una causa.

IV.- Competencia

El hecho materia de denuncia habría sido cometido por un funcionario eminentemente federal con motivo y ocasión de sus funciones. Además se trata de hechos vinculados a enfrentamientos que están ocurriendo en el seno de la Secretaría de Inteligencia de la Presidencia de la Nación. Rige en consecuencia el art. 33 inc. c) del CPPN.

V.- Prueba

Acompaño la siguiente prueba documental:

Ejemplar de la revista Noticias

Fotocopia simple de la página 26 y 27 del libro titulado “Lo que no dije en “Recuerdo de la Muerte” publicado por Editorial Sudamericana en noviembre de 2014.

V:- Petitorio.

Por todo lo expuesto, solicito:

Se tenga por presentada la denuncia y constituido el domicilio.

Se tenga por ofrecida la prueba.

Se le imprima el correspondiente trámite para la instrucción del sumario.

Proveer de conformidad. Será Justicia.

Bonasso y Ganora en los tribunales de retiro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: