BASTA DE ESPEJITOS DE COLORES Y MEGAMINERÍA DE LA CONTAMINACIÓN DEL AGUA Y EL AMBIENTE, NO SÓLO EN SAN JUAN.

by

RENACE INFORMA. Red Nacional de Acción Ecologista de la Argentina

18 de octubre de 2013. 
 FORO POR LA SOBERANÍA AMBIENTAL EN SAN JUAN, por prensa Mach.
 
En el marco de los 521 años de la conquista y colonización del continente americano se llevó a cabo en San Juan -el 11 de octubre pasado- el Foro debate contra el modelo extractivista: “Por la Soberanía Ambiental, en defensa de los Bienes Comunes y el Territorio”. Participaron asambleas de San Juan, Córdoba, La Rioja, Mendoza e integrantes de comunidades indígenas de Chile y Neuquén. En los paneles participaron especialistas en fractura hidráulica, glaciares y cambio climático y la diputada nacional, mandato cumplido, Marta Maffei, autora de la ley de protección de glaciares y área periglacial.
 
Nuestro compañero del Movimiento Antinuclear del Chubut y Renace Javier Rodríguez pardo, autor de “Vienen por el Oro, vienen por todo”, rememoró cuando ocho años antes (2005), en esa misma provincia, emblema del saqueo megaminero transnacional, denunciaba que ninguna corporación -aplicando ese sistema extractivo-  consumía menos de 1.000 litros  de agua por segundo para lixiviar las rocas con la sopa química. “Hoy tenemos documentación donde las mineras confiesan consumos de 1.900 litros/segundo y como ejemplo se hallan las de Chuquicamata y La Escondida (en Antofagasta, Chile) y de todas maneras no les alcanza y por eso pretenden construir acueductos desde Argentina escudándose en el tratado binacional minero que les cede la Cordillera de los Andes como si fuera un tercer país”.
 
El consumo de Chuquicamata, 1900 litros por segundo –graficó  Rodríguez Pardo sobre el pizarrón de la CTA San Juan- es equivalente a lo que consumen 432.000 norteamericanos en un solo día, ó 1.216.000 europeos, o 16.416.000 africanos. Los datos consumistas permiten observar la cruel realidad frente a la inequidad que soportan los pueblos, además de reflejar el impacto que sufren los territorios al extraerles semejantes volúmenes de agua.
Buena parte de la disertación la dedicó a recordar cuando en aquellos años escribió “El agua de San Juan tiene los días contados”, a solicitud de la Asociación de Viñateros y productores agropecuarios de San Juan. “Hoy ya no dependemos de una credibilidad de nuestros datos y de nuestras investigaciones; tenemos documentación que certifica consumos criminales de agua” remarcó Rodríguez Pardo, que obtuvimos de los archivos mineros enviados por las compañías a sus casas de origen.  En los ejemplos chilenos citados, sus ingenieros mineros reconocen que les falta agua y que deberán recurrir a la zona salteña de Argentina, mediante acueductos. En estos momentos han perforado pozos para bombear 8.000 litros de agua por segundo hacia Chile. Nuestras asambleas se han movilizado para impedirlo”, explicó el autor de Vienen por oro, vienen por todo.
 
Este foro fue impulsado por la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y ATE como una forma de reivindicar la soberanía sobre los Bienes Comunes y “ para poner en debate la importancia de la justicia climática, la enajenación de nuestros territorios, la recolonización de nuevo modo, en su forma de factorías itinerantes, la reprivatización y reprimarización de la economía, las economías de enclave, el rol del estado frente al avance de las nuevas matrices imperiales a escala mundial, y la construcción de un proceso de resistencia, que pueda hacer frente a esta nueva y brutal forma de neo colonización de nuestra América, avanzando cuantitativa y cualitativamente hacia una Consulta Popular por la Soberanía de Nuestros Bienes Comunes”
 
Rodríguez pardo remarcó: “Nuestra participación en este encuentro tiene por fin apoyar a las asambleas sanjuaninas que luchan contra la Barrick Gold y el poder político asociado a las corporaciones mineras” “Nuestro enemigo se encuentra en una situación de dominación territorial y penetración cultural, buscando los minerales críticos y estratégicos que ya no están, que ya fueron consumidos y, en ese sentido las transnacionales cumplen la acción de saquear los minerales que quedan, en una América Latina asolada por los nuevos invasores extractivistas, porque como sabemos, quien mantenga el dominio sobre estos bienes comunes seguirán ejerciendo neocolonialismo esclavo. Para las transnacionales “recurrir al saqueo” es cosa inevitable para mantener su poder global, porque según el Instituto Americano de Geología, sin manganeso, cromo, cobalto, platino, etc., es imposible fabricar, desde artefactos domésticos hasta materiales pesados para la industria o para la guerra.  Dice también que Estados Unidos tiene suficientes reservas de minerales críticos y estratégicos como para amortiguar una guerra sin interrupciones o bruscos aumentos de precios; reservas que deben ser lo bastante grandes para sostener una guerra convencional durante tres años, por lo menos.
 
En otro aspecto del discurso se refirió al progresismo político en Latinoamérica, que “le viene”  de maravillas a los países del norte, evitándoles invadir militarmente los territorios (al menos por ahora): “el progresismo izquierdófilo es para los del Norte un oportuno secuaz”.  “Hace 500 años el poder del monarca empujaba al colono europeo  hacia América para extraer sus riquezas y explotar sus territorios, pero haciéndoles la observación que el subsuelo pertenece a la corona, (ambas coronas, la británica y la española suscribieron iguales preceptos). Hoy ocurre igual, con la diferencia que los nuevos Estados del ultramar cedieron el subsuelo a las transnacionales extractivas, que obtienen esos bienes comunes sin mayores presiones y con las mayores facilidades. Para las potencias del norte (20% de la población mundial)  no hay mejor cosa que mantener el estado vigente, y seguir siendo consumistas del 80 % de la energía y los minerales del planeta. Por estas razones el progresismo está siendo combatido en América Latina por las comunidades y pueblos originarios, intentando frenar el avance de un extractivismo diseñado de manera feroz, un extractivismo que arrasa”. Y continuó: “Nuestra defensa en toda Latinoamérica es la defensa de los territorios y los bienes comunes que pertenecen a las poblaciones y al futuro de esas poblaciones”
 
El discurso de Rodríguez Pardo es el mismo que repitió cuando estuvo en Macas, Ecuador, y el prefecto (gobernador) le exigía a Correa que retire las fuerzas de ocupación presentes en la región para extraer petróleo y minerales. Ese mismo pueblo demandaba al presidente que respete la constituyente de la que hoy se arrepiente haber firmado. Esa constituyente que hizo historia cuando plasmó la prohibición a los transgénicos está siendo bastardeada por el propio Correa que ahora acepta una mutación genética entre una planta y un animal y apoya a una transnacional como Monsanto, tan imperial como los enemigos contra los que declama en sus discursos. Queda clara la diferencia entre los pueblos y la posición de estos supuestos progresismos. Los pueblos combatirán hasta el final para impedir la expoliación de la diversidad biológica y la imposición de la minería metalífera hidroquímica a cielo abierto que arrasan con los bienes comunes para transferirlos a manos del norte global. Correa firmó la  Constituyente y ahora sostiene a las transnacionales mineras y petroleras que avanzan sobre la  Amazonía.
 
Respondiendo a las recientes declaraciones de Correa que llamó a “combatir a los grupos de izquierda y ecologistas” calificándolos como “los nuevos peligros internos que debilitan los procesos progresistas”, Rodríguez Pardo resaltó que “no se trata de una posición ecologista como difama Correa, sino de la defensa de los territorios y los bienes comunes que los integran” “Para nosotros en estas luchas no hay ninguna diferencia entre los gobiernos neocolonialistas de derecha y el progresismo de izquierda que le viene  de encaje feliz a los fines de una gobernabilidad pacífica para un mejor y mayor saqueo. El presidente Correa intenta justificar la entrega de los territorios por unas migajas que arrojan las transnacionales para supuestamente paliar el hambre, pero el hambre sigue existiendo, los minerales escasean y las enfermedades curables y muertes por inanición no disminuyen con los gobiernos progresistas, siguen constantes”. En otro tramo de su fuerte respuesta destacó: “que aquí no se trata de ecología versus gobiernos de izquierda, se trata de proponer un debate latinoamericano sobre qué matriz energética necesitamos, sobre cómo sostener la diversidad biológica sin el dominio y expoliación para las patentes de los países del norte. De esta manera el progresismo trabaja para las transnacionales extractivas poniéndoles a los pueblos una zanahoria  por delante: un sueldo miserable. El pretexto de un paupérrimo salario no justifica atarnos a la esclavitud de las potencias neocoloniales. El “progresismo” acepta esta imposición. Correa, como muchos otros en el continente, actúa como quintacolumnista. Está claro que hoy el enemigo de estos pueblos no se centraliza solo en las transnacionales, el ejército de ocupación local son los cipayos progresistas” para luego reclamarle al presidente ecuatoriano “que no emplee palabras del léxico revolucionario ya que no tiene la menor idea de lo que es construir la alternativa de un hombre nuevo en América Latina”
 
Movimiento Antinuclear del Chubut (MACH)
Red Nacional de Acción Ecologista (RENACE)
Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC)
Unión de Asambleas Patagónicas (UAC)
 Contacto: 011 1567485340 machpatagonia@gmail.com
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: