Crece la consctrucción natural, una POSIBILIDAD QUE PERMITE CAPITALIZARSE: BARRO A MANO, INGENIO Y TRABAJO SOSTENIDO. Es SIN arena, ni cemento, ni cal, ni ladrillos, cómo sería posible hacer una casa? Hay ideas que sirven.

by

Posted on 4 septiembre, 2013 by 


CONSTRUCCIÓN CON TIERRA CRUDA

http://vimeo.com/73414783

Eduardo Yarke

Como en otras regiones del mundo, la construcción con tierra está siendo revalorizada en diferentes espacios del continente americano por sectores sociales que proviniendo de una cultura consumista se proponen o anhelan un cambio hacia una sociedad “en transición”.

Curiosamente, en todo el continente americano hay una muy antigua tradición de construcción con tierra realizada por los pueblos originarios y sostenida también por poblaciones mestizas o de “criollos”, tanto campesinos como habitantes de pequeñas ciudades de tradición colonial que, por diferencias sociales y culturales, no tiene mayor interrelación ni influencia sobre aquél movimiento alternativo.

Simultáneamente, para la mayoría de los profesionales, la construcción con tierra es un terreno en el cual prefieren no inmiscuirse, por entender que estarían arriesgando responsabilidades mayores a las que habitualmente están preparados.

Finalmente, los reglamentos y regulaciones existentes para la construcción de edificios en los diferentes municipios no contemplan este tipo de construcción o simplemente la prohíbe, con muy escasísimas excepciones.

Todo esto genera una realidad para algunos países, Argentina  por ejemplo, que frena el desarrollo mayor que esta técnica constructiva podría tener si se alcanzara una mejor organización e interrelación entre los diferentes actores y de esta forma dar respuestas adecuadas a un sector de la población en aumento que presenta  características y posturas diferenciadas.

¿Quienes demandan construcciones con tierra cruda? 

En Argentina, los que se interesan y aspiran a obtener construcciones o viviendas hechas con tierra cruda como representación de una filosofía que tiende a un cambio de vida, son mayoritariamente sectores medios provenientes de zonas urbanas o semi-urbanas, con vocación ecologista y formación orientada a la vida “natural”, con interés por la permacultura, la agricultura orgánica, el comer y vivir sano, que manifiestan espíritu comunitario y afán de libertad personal.   

Con frecuencia los portadores de esta filosofía se desempeñan en función de una serie de valores relativamente “fijos” que determinan tipos de requerimientos y aspiraciones que, en muchas ocasiones, se adoptan a priori de cualquier análisis de oportunidad o conveniencia personal o grupal, lo que otorga a este sector social una cierta homogeneidad de pensamientos y acciones mediante las cuales se auto-identifican y auto-referencian aún dentro de la diversidad que todo grupo humano contiene.

Un hecho común es la formación en base a lecturas y propuestas de autores generalmente pertenecientes a países desarrollados (con preeminencia de europeos) que en ocasiones se desenvuelve junto con el misterio y hermetismo derivado de cierto “chamanismo” que algunos viajeros adquirieron a lo largo de la vasta geografía cultural latinoamericana.

En este panorama de adopción “a priori” de ciertos valores, la construcción con tierra ocupa un lugar primordial cuando se piensa en la materialización del “hábitat” quizás por considerarla la forma más “natural” de construir. Otra técnica en ascenso es la construcción con fardos de paja.

Entre los autores con mayor reconocimiento en el campo de la construcción con tierra, ocupa un lugar destacado el arquitecto alemán Gernot Minke cuyo libro “Manual de Construcción en Tierra” ha alcanzado una amplia difusión y del cual la editorial BRC acaba de editar una versión actualizada 2013 en español. 

En este libro, el autor desarrolla un amplio panorama con respecto de esta tecnología, basado en la experiencia personal, con enfoques técnicos, despliegue de detalles constructivos y ejemplos de diferentes lugares del planeta.

¿Qué ventajas y/o desventajas ofrece o se le atribuyen a la construcción con tierra cruda?

Lo primero que debería preguntarse cualquier interesado en esta técnica es cuáles son sus ventajas y/o desventajas. Apelamos en este tema al listado que hace al respecto el mismo G. Minke mas algún agregado que nos parece oportuno señalar:
Entre las ventajas (según G. Minke):

  1. El barro regula la humedad ambiental

Esta primera ventaja señalada no deja de tener ciertos aspectos controversiales. La humedad relativa tanto en el ambiente exterior como en el interior de un espacio construido depende de la humedad absoluta contenida en la mezcla de aire húmedo en función de las temperaturas de cada momento para ese mismo aire. Si la temperatura del aire baja por debajo del punto de rocío, parte de la humedad absoluta se condensa, cambia de estado y se manifiesta como agua líquida (es el empañamiento de los vidrios – por ejemplo – en épocas frías del año) Si el aire se calienta, la humedad relativa baja. Por lo tanto la humedad relativa interna de un ambiente está directamente relacionada con la temperatura del aire. Si la temperatura interna se mantiene dentro de un cierto rango razonable y dentro de lo que se consideran límites de confort térmico, la humedad relativa seguirá esa misma estabilidad con independencia de los materiales que conformen ese espacio construido. Quizás lo que G. Minke quiere destacar es que siendo el barro seco un material muy poroso actúa como esponja en casos en que las temperaturas internas bajen al punto de provocar condensación del vapor de agua contenido. Esto podría tener mayor importancia en el frio clima de Alemania, pero tiene menos importancia en los templados a cálidos climas de nuestra región. Lo deseable es que nunca las temperaturas internas bajen al punto de producir condensación del aire y ello asegura humedades relativas totalmente favorables en cualquier situación con independencia de los materiales empleados.

  • El barro almacena calor

Cierto, pero también lo hacen los ladrillos macizos comunes, las piedras, los hormigones y todos los materiales macizos en función de su peso específico y su calor específico. El mejor material para almacenar calor es el agua que tiene un calor específico que cuadruplica al de la mayoría de los materiales sólidos con un peso específico un tercio inferior al del barro o los ladrillos comunes. Comparado el barro con sus parientes mas próximos que son los ladrillos comunes (barro cocido) a iguales espesores de paredes macizas los resultados en cuanto a acumulación de calor son muy similares.

  • El barro ahorra energía y disminuye la contaminación ambiental y
  • El barro economiza materiales de construcción y costos de transporte

Estas dos ventajas señaladas por G. Minke se las puede vincular con los análisis en cuanto al Ciclo de Vida de un edificio. Por empezar toda construcción produce un impacto en el ambiente porque lo modifica localmente en relación al lugar propio de la construcción y a su entorno. Lo que se busca en términos ambientales es que tal impacto sea el menor posible  Un edificio de un cierto tamaño (supongamos una vivienda de 100 m2) evidentemente necesita de una cantidad importante de materiales para ser construida y si ese material es el barro obtenido en el propio lugar habrá que excavar primero para sacar la capa de tierra orgánica (entre 20 y 40 cm según el lugar) y a continuación excavar para obtener la materia prima para hacer el barro. Esto ya es un impacto. No alcanzará sin dudas la tierra obtenida para hacer los cimientos. Hará falta mucho mas. La diferencia entre esta “cava” hecha en el lugar y la que hacen los hornos de ladrillos es que ésta última está concentrada y aquella es dispersa, por lo tanto “pesa” menos. Hecha la excavación para obtener la materia prima, la mejor manera de minimizar el impacto sería hacer a la vivienda parcialmente enterrada en la misma “cava” que se formó para obtener la tierra necesaria para la construcción. Cuando se utilizan adobes, conocemos varios casos que para evitar el impacto anterior, encargan y compran los adobes en algún horno de ladrillos próximo. En este caso, el impacto por la excavación se carga a la cuenta ambiental del horno de ladrillos y el costo del flete será el mismo que si se construyera con ladrillos comunes. No hay ninguna explicación para demostrar que el barro economiza materiales de construcción, salvo que se refiera a aquellos materiales que no se compran por usar tierra del propio terreno. Lo que si pesa en términos ambientales, es el hecho de utilizar a la tierra en su forma “cruda” sin el impacto que significa el quemado de combustibles para su “cocido” como en el caso de los ladrillos comunes.

  • El barro es reutilizable

Desde el punto de vista tecnológico, quizás sea esta su ventaja mas diferenciada. El barro se puede volver a utilizar como barro. También la piedra puede recuperarse y reutilizarse como piedra. Otros materiales pesados como los ladrillos comunes, bloques de cemento, hormigones, etc. pueden reutilizarse como hormigones de cascote o, como rellenos, pero nunca como lo que fueron en su utilización original. Es por esto que en términos filosóficos hay quienes valoran esta  posibilidad de la tierra de volver a ser tierra cuando termina su “vida útil”

  • El barro es apropiado para la autoconstrucción

Si entendemos como autoconstrucción a un conjunto de personas que mediante la organización comunitaria construye sus propias viviendas, la realidad indica que esto puede concretarse con distintos materiales y/o tecnologías (incluso sistemas premoldeados pesados) En cuanto a la construcción con tierra cruda requiere siempre del concurso comunitario de un conjunto de personas que “colaboran” en la tarea. Esto es muy claro para los pueblos originarios y adoptó diversos nombres como la “minga” etc. Para aquellos grupos que buscan un nuevo estilo de vida, alejados del egoísmo y la soledad de la sociedad de consumo, esta necesidad de colaboración mutua tiene ecos de satisfacción espiritual que puede hacer de la tarea una actividad deseable y reconfortante que es muy valorada.

En función de no hacer este artículo demasiado extenso, pasamos por alto otras supuestas ventajas referidas a virtudes beneficiosas para la salud, o que el barro protege las maderas o que filtra contaminantes que son todas cuestiones muy relativas y verificables solo en determinadas circunstancias, porque la construcción con tierra cruda también tiene sus propagadores que apelan a argumentos “marketineros” aunque esa propaganda esté dirigida a sectores que quieren escapar de la sociedad de consumo.

En cuanto a las desventajas y volviendo nuevamente a las señaladas por G. Minke tenemos:

  • El barro es un material de construcción no estandarizado

Esta es una cuestión crucial para entender la dificultad que existe para ampliar la utilización del barro crudo. Un profesional de la construcción sabe cuando adquiere un material industrial, que el mismo tiene características definidas y que existe control de calidad. Por lo tanto no tiene dudas respecto a lo que puede esperar como respuesta a su empleo en un edificio. En cambio la construcción con tierra se realiza en base a la elaboración en el lugar de manera artesanal de un material cuyas características principales (resistencia, durabilidad, estabilidad, fluidez, etc)  no se conocen y ello agrega una dosis de incertidumbre que la mayoría de los profesionales prefieren no asumir por una cuestión de responsabilidad. Los profesionales que aceptan el desafío tienen la ardua tarea de realizar ensayos o formas de verificación que no son sencillos de realizar. El tema se complica cuando la ejecución queda a cargo de “prácticos” que apelan a la experiencia que puedan haber acumulado lo cual no es garantía para evitar errores. En el caso de G. Minke es importante destacar que su experiencia en este tema se apoya en los ensayos realizados en el Laboratorio de Construcciones Experimentales de la Universidad de Kassel. Pero los ensayos allí realizados no son de alcance universal. Cada lugar tendrá sus características particulares y será a estas particularidades a las que habrá que responder. Brindar la respuesta adecuada es la cuestión clave. La única manera de superar la dificultad es poder contar con el apoyo de laboratorios de ensayos de materiales y asesoramiento próximos al lugar de la construcción y bajo la órbita universitaria que guíen y verifiquen las diferentes etapas. Esta a su vez es la única manera de poder vencer la resistencia de los municipios para permitir este tipo de tecnología.

  • El barro se contrae al secarse y
  • El barro no es impermeable

Estos temas están vinculados al anterior. No son problemas demasiado importantes si se sabe cómo encararlos. Todos los materiales de construcción tienen limitaciones e inconvenientes sin que ello imposibilite su empleo. Lo importante vuelve a ser tener a mano los laboratorios en los que consultar.
Pero, aunque G. Minke no los enumere, hay otras desventajas en el uso de la tierra como material de construcción que conviene analizar brevemente.

  • Las construcciones con tierra requieren mantenimiento permanente

Esto es propio del tipo de material, muy sensible al impacto de las lluvias entre otros agentes atmosféricos. Por eso conviene (como lo hacen en las zonas andinas) separar los muros construidos con barro del suelo (mediante zócalos y/o plataformas de piedra por ejemplo) y realizar aleros pronunciados que protejan de la lluvia. Aún así, el mantenimiento de las paredes de barro es mucho mayor que el requerido para otro tipo de materiales.

  • La respuesta de los muros de barro frente a los sismos es deficiente

En este tema hay ejemplos que confirman esta aseveración y otros que la desmienten. El mismo G. Minke le dedica un capítulo de su libro a este tema proponiendo algunas soluciones. En la práctica y frente a los reglamentos que establecen condiciones constructivas a las edificaciones de las zonas con riesgo sísmico, sin dudas que la opción menos riesgosa es una solución mixta con estructuras de hormigón antisísmica y que los muros de barro sean utilizados como cerramientos pero sin cumplir funciones estructurales.

  • La capacidad portante admisible de los muros de tierra es menor

Esto es propio de un material que no ha recibido ningún tratamiento para aumentar su capacidad de carga, mas allá de una correcta proporción y amasado.  Como el mismo G. Minke lo señala los reglamentos alemanes fijan un límite de carga para los muros de barro entre 3 a 5 Kg/cm2  mientras que para los ladrillos comunes ese límite varía entre 8 y 10 Kg/cm2.

Conclusiones
Un cada vez mas numeroso grupo de personas, intenta adoptar nuevas formas de vida en busca de horizontes diferentes a los conocidos por la asfixia que provoca la sociedad de consumo en muchos habitantes urbanos. Dentro de esta búsqueda está la propuesta de generar ámbitos “en transición” en base a filosofías y propuestas organizativas político-sociales que están en proceso de construcción.

En cuanto a las formas de construcción del hábitat, hay consenso en estos grupos de utilizar la tierra cruda como material básico de construcción. En esta elección pueden pesar cuestiones desde filosóficas o éticas hasta económicas por encima de  las supuestas ventajas o desventajas tecnológicas.

Frente a esta realidad, desde la sociedad deberían apoyarse estas iniciativas, porque constituyen estos grupos minorías que merecen tener oportunidades de inclusión y desarrollo personal y grupal afines con su propia cosmovisión.

Una forma eficaz de colaboración sería si las universidades montaran laboratorios para asesorar y guiar las diferentes etapas de las construcciones con tierra cruda, otorgando a estas técnicas garantías de resistencia, durabilidad y estabilidad.

Esta misma garantía en relación con los resultados tendría a su vez la virtud de provocar una mayor apertura de los municipios para permitir y regular este tipo de tecnologías.

Agosto 2013


UNA CASA POSIBLE EN TIERRA

Arqta. Mónika Esper

Dentro del espacio natural TIERRAS DE AVALON, donde se conjugan aspectos culturales, ecológicos, artísticos, espirituales  y terapéuticos, para el desarrollo humano (yoga, danza, teatro, música, astrología, etc) con un enfoque general enfocado a la permacultura y la construcción natural, bajo el lema del Amor, respeto, cuidado y profunda admiración por nuestra tierra, se desarrolló este proyecto y construcción, aprovechando que en el lugar estaban construidas dos estructuras de hormigón armado, y a partir de cuya existencia surge el deseo de continuar la construcción con muros de tierra.

Tierras de Avalón es el nombre de este lugar hermoso, que se encuentra en el Partido de Ezeiza, Prov. de Buenos Aires – Argentina, a 6 km del pueblo de Canning y a 35 km de la Ciudad de Buenos Aires, ocupando una superficie total de 4 htas. divididas en 8 lotes.

En uno de estos lotes, se construyó esta casa de aproximadamente 70 m2 de una sola planta, con muros de tierra, (luego se amplio la parte posterior en unos 30 m2, como jardin de invierno de construccion tradicional)… El criterio de diseño fue albergar en pocos metros la máxima funcionalidad, con bajo costo y sin circulaciones, valorizando el paisaje  y tomando en cuenta los vientos, las orientaciones y aplicando criterios particulares de la dueña de casa en cuanto a análisis personales espaciales y formales del  feng shui , geobiologia , astrologia creativa y geometria sagrada.

La casa se desarrolla alrededor de ñuque central, como energía centripeta y convocante del fuego definida como CALOR HOGAR CORAZON,  rodeado por un espacio fluido que es consultorio, estar comedor, cocina, y un sector mas privado de dormitorio y baño.

La construcción de paredes en casi su totalidad se realizo con adobes manufacturados en una ladrillera  del  sitio, con revoques de tierra con aceites y agregados finos, (salvo en baño con construcción tradicional de ladrillos cocidos junta tomada sin revoques). Tiene encadenados corridos estructurales (tradicionales en la zona), rellenos con tosca apisonada de aprox 0,50 cm. que separan la casa del suelo, contrapisos alivianados con cascotes, arcillas y tierra, pisos de cerámica cruda y maderas rústicas, carpinterías de madera de demolición junto a otras de manufactura in situ,  adintelamientos corridos en hormigón y revestidos en ladrillos cocidos , alfeizares de ladrillos cocidos y cerámicas crudas. Los contramarcos, ladrillos de vidrio, botellas, restos de vidrio y otros incluidos en los muros conforman los elementos decorativos. Su techo vivo, realizado con estructura de troncos de eucaliptus sin curar de diametros mayores a los 0,20 cm , machihembrado rústico con madera de encofrado de tablas anchas (luego tratados y pintados), mas impermeabilización con plástico grueso, arena, piedra, tierra y pasto, con sus respectivas canaletas en bordes y lucarna central, que mantiene libre escurrimiento e incorpora riego. Las instalaciones de agua caliente y electricidad  son tradicionales con la inclusión de by pass para sistemas de colectores solares y electricidad solar, ya instalados.

En fin, una pequeña  y poderosa CASA, REFUGIO DE ANHELOS – ESPERANZA HACIA UN FUTURO MEJOR, en fraternidad con el TODO, transitando la Incertidumbre de la GRAN TRANSICIÓN.

Gracias por esta gran posibilidad de existencia. Nota de la redacción: Esta vivienda es uno de los ejemplos mostrados en la última edición del libro “Manual de Construcción con Tierra” de Gernot Minke


Aportes teóricos para sociedades “en transición”

En el siguiente video,  Eddy Sánchez, de la FIM (Fundación de Investigaciones marxistas), habla sobre: “Ecosocialismo, programas de transición y democracia económica y ecológica”. Esta ponencia se enmarca en el curso “Transiciones a la sustentabilidad: alternativas socioecológicas”. 
Este curso fue dirigido por Jorge Riechmann y coorganizado por FUHEM Ecosocial, Ecodes, Fundación de Investigaciones Marxistas (FIM) y FYL, y se inscribe dentro del programa de Cursos de Verano de la Universidad Autónoma de Madrid.

 

Fuente: www.biodiversidad.org

Anuncios

Una respuesta to “Crece la consctrucción natural, una POSIBILIDAD QUE PERMITE CAPITALIZARSE: BARRO A MANO, INGENIO Y TRABAJO SOSTENIDO. Es SIN arena, ni cemento, ni cal, ni ladrillos, cómo sería posible hacer una casa? Hay ideas que sirven.”

  1. FILATINA Says:

    Hay personas que si aprendiesen a construir de esta manera, consiguiendo amigos que le ayuden, podrían solucionar su problema económico de vivienda, sin importar el número de habitaciones, pues luego se puede crecer más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: