Experiencias frustrantes necesarias. Y si es trabajo voluntario peor.

by

Un empresario, un buen comerciante, un servidor público, una persona que sirve, trabaja o entrega un bien por un pago para otra, tiene la disposición o debería tenerla, de quedar bien con su cliente, con la persona con quien tiene el trato: se esmera, se esfuerza, busca cómo satisfacerla. Pero hay gente que aún viendo el esfuerzo, los logros, el esmero, no se satisface con nada, por más esfuerzos que se hayan realizado. Esos clientes a veces es mejor perderlos, por más que dé bronca, por más que uno haya querido tener un trato preferencial con ellos. Llega un momento en que las demandas exceden el trato cordial, honesto y mesurado que se debe a otra persona, para convertirse en abuso. A quien le cuadre, que se detenga un instante en sus necesarias y urgentes labores, pero que lo piense mejor preferentemente antes. Cordialmente, el autor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: