Archive for 24/12/09

Sobre las Islas Malvinas Argentinas.

Jueves, diciembre 24, 2009

La recuperación de nuestras Islas Malvinas debe ser una empresa nacional, como la erradicación de la pobreza, la lucha contra las mafias, la delincuencia o la corrupción en los gobiernos y en policía, la trata de personas, la esclavitud actual, el tráfico de drogas o de personas, el asesinato, el robo, la inseguridad, la desigualdad, la prostitución, la desigualdad de oportunidades, la falta de acceso a la capacitación que condena a la pobreza, el clientelismo, la promesa oficial no cumplida, la mentira en las publicidades, el incumplimiento de lo pactado, el mal servicio de empresas oligopólicas, la falta de compromiso social, la indiferencia, la contaminación ambiental, la ignorancia, el avasallamiento de derechos, el incumplimiento, la violencia, la impunidad.

Hoy podés contribuir al conocimiento con una reliquia, el recuerdo de la posesión oficial de Malvinas luego de la Independencia, que fuera interrumpida en 1833 por la fuerza y bajo un enérgico y reiterado protesto que hasta hoy continúa…

Pasan los años y las denuncias no pierden actualidad.

Jueves, diciembre 24, 2009

Marzo 2002. Ambiente Ecológico.
La Costa de Avellaneda y los Negocios de su Degradación

Por Ing. Jorge Trevín (*)
asur@movicombs.com.ar

Ausencia de toda transparencia y participación. Cambios de límites de delegaciones municipales. Complacencia con los negocios inmobiliarios de CEAMSE y su contratista SYUSA. Basurales clandestinos en predios del municipio. Urbanizaciones encubiertas. Expedientes secretos. Violencia en el Concejo Deliberante. Funcionarios municipales en listas opositoras truchas

Negocios nuevos y métodos viejos en la Gestión Laborde, que trata de impulsar la urbanización salvaje de las últimas áreas verdes de Avellaneda a espaldas de la mayoría de la gente.
La Costa de Avellaneda

Son quinientas cincuenta hectáreas y cuatro kilómetros de costa que comienzan a apenas treinta cuadras de la Capital Federal. Cuatrocientas hectáreas son quintas, la mayoría de ellas abandonadas, entre los canales Sarandí y Santo Domingo. Más al sur está la franja costera de Villa Domínico y Wilde, ciento cincuenta hectáreas de selva marginal que han sido o están siendo ilegítimamente transferidas por CEAMSE a su contratista SYUSA, que jamás cumplió con el objeto de su contrato.
La salvación atiende en Puerto Madero

La zona de quintas se está degradando en un proceso favorecido por el propio Gobierno municipal. El mayor basural clandestino en la zona es operado sobre varios predios de propiedad del municipio a orillas del Canal Sarandí. Allí funciona una operación de cirujeo en gran escala. Nada es casual, sin embargo. Desde su despacho en Puerto Madero, el empresario que construyó el shopping Alto Avellaneda sobre el bosque de lo que fue el Mercado de Lanares, decía a un periodista en junio del 2000: “… Recuerde cómo estaba el predio que hoy ocupa el Alto Avellaneda. Me refiero al Mercado de Lanares. Era una zona devastada, en la que se estaban metiendo malvivientes. Un lugar sucio y descuidado”.

La Costa se acerca hoy a la misma situación, provocada directamente por quienes tienen intereses en que termine como el Mercado de Lanares. Si hasta algún actor principal para esta segunda función puede llegar a ser el mismo.

La punta de lanza de la urbanización de la zona de quintas es el traslado del Mercado de Abasto. El mercado ocupa hoy una hectárea en el centro de Avellaneda y su relocalización es necesaria. El municipio lo quiere llevar a la Costa. Pero para eso dice, increíblemente, que necesita urbanizar veintidós hectáreas. Y a tal fin aprobó una propuesta de la empresa Integral Avellaneda (U.T.E.), que se quedará con todas las parcelas afectadas a cambio de que le permitamos ganar mucho dinero en el lugar.

Un negocio redondo que no es para contarlo a cualquiera. Para impedir que el público tenga acceso al expediente del traslado del mercado, el 16.937/99 HCD, los funcionarios del Dr. Laborde invocan un bando de la Dictadura Militar, la Ordenanza 267/80. Es cierto que ese recurso no les va a servir por mucho tiempo, pero mientras tanto la gente no se entera de lo que no le conviene al Gobierno municipal que se entere. Y de paso en el mismo Gobierno sienten menos nostalgia por una época que ya pasó.

Luego de anunciar en su plataforma electoral que toda la zona de quintas se manejaría y desarrollaría como un área verde protegida, el Intendente le asignó a esa promesa el valor que para él realmente tiene. Por un lado podía cumplir con su palabra y elaborar en forma participativa un plan para desarrollar un espacio verde único, en un Partido que apenas tiene 0,4 metros cuadrados de área verde pública por habitante. Pero por otro lado se podía conversar el tema entre unos pocos funcionarios y amigos y algún gran empresario de la construcción, y luego informarnos a través del gran diario argentino de lo que conviniera informarnos. El Dr. Laborde consideró que la cosa no era para pensarla demasiado.

Hay cosas que era necesario arreglar, sin embargo. Las instituciones a veces opinan, exigen, molestan. En Avellaneda hay Consejos Vecinales compuestos por docenas de organizaciones de la comunidad. Están distribuidos geográficamente a la par de las Delegaciones municipales. Los límites de la Delegación Municipal Sarandí llegaban hasta el río. La Gestión Laborde se ocupó de corregir esto, redibujó los límites de Sarandí e inventó una Delegación municipal para la Costa, donde viven menos de cien familias.

El Presidente de la única institución vecinal de la Costa es a la vez funcionario municipal. Preocupada por este antecedente, en septiembre la Mesa Directiva del Consejo Vecinal de Wilde tuvo que enviar una nota al Intendente solicitando que se expida ratificando los límites de Wilde. En dos ediciones locales del diario Clarín se habían publicado mapas de Wilde sin su área costera y citando a la Municipalidad de Avellaneda como fuente de información.

El Concejo Deliberante podía ser otro problema, sobre todo luego de elecciones en medio de una mala gestión. Pero sin duda la mayoría de los votantes del ARI en Avellaneda desconocían que quien encabezaba la lista de candidatos a concejales era funcionaria del mismo Gobierno municipal contra quien votaban. Como era de esperar, los concejales que en Avellaneda se hacen llamar del ARI votan hoy con la Alianza en el Concejo Deliberante. Algunas dudas que al respecto tenía el segundo concejal de esa lista fueron clarificadas a golpes y amenazas el viernes 7 de diciembre en las oficinas del mismo Concejo, de donde se retiró sacado por una ventana.
Los que corren y ganan con SYUSA

El 8 de abril el Intendente de Avellaneda se puso la camiseta de SYUSA y salió a transpirarla. Ya se la había puesto el año anterior. Al maratón “Corra y Gane Vida”, organizado por SYUSA, también asistió la mitad del gabinete de esta administración municipal, los secretarios de Gobierno, de Hacienda y de Obras Públicas.

Ese día la Asociación Civil Ambiente Sur informó en el lugar que el basural operado por SYUSA y CEAMSE emitía 267 millones de metros cúbicos de metano por año, además de gases cancerígenos. Se recordó además la alta incidencia de leucemia juvenil en zonas cercanas. El maratón fue un acto de hipocresía apoyado por funcionarios que por sus obligaciones no podían alegar ignorancia.

La relación entre SYUSA y el Intendente no es esencialmente deportiva. En declaraciones publicadas en varios medios quedó confirmado que el municipio no cuestiona ni cuestionará la escandalosa transferencia a SYUSA de toda la costa de Villa Domínico y Wilde. Esto a pesar de que esa transferencia se realiza en pago de un contrato de recuperación y forestación cuyo objeto nunca se cumplió, e involucra tierras que, en la terminología del Contrato, no fueron jamás “recuperadas” por el contratista. Lo que se lleva SYUSA a cambio de la contaminación del aire, el suelo y las aguas de Avellaneda y Quilmes, que fue además pagada con las tarifas de la basura desde 1978 a la fecha, es más de cuatro kilómetros de costa en ambos partidos.

Más allá de las docenas de hectáreas de tosqueras construidas ilegalmente con complacencia municipal, y que son en realidad una primera etapa de los amarraderos de yates (marinas) en los barrios privados que intenta hacer, SYUSA no tiene planes de iniciar la construcción de barrios en la zona en los próximos cinco o seis años. Esto es porque la continuidad del basural y los niveles actuales de contaminación en la costa afectarían las ventas y el retorno rápido de la inversión.

Por eso es tan llamativo el interés de SYUSA en “cerrar” cuanto antes los aspectos de zonificación de estos ghettos privados con la actual gestión municipal. Ciertamente, y a pesar de los reclamos de las organizaciones vecinales y ambientalistas de Avellaneda en general, que se han manifestado contra el proyecto de SYUSA y a favor de zonificar y desarrollar la zona como una reserva natural con fines recreativos y de conservación para el público, SYUSA tiene mucha fe en que la Gestión Laborde no la va a defraudar.

Esta perversa relación Municipio-CEAMSE-SYUSA se desarrolla mientras el Intendente repite toda vez que puede su supuesta falta de jurisdicción sobre CEAMSE y SYUSA. Cuando, por el contrario, la Ley del Ambiente de la Provincia de Buenos Aires en sus Artículos 74 y 75 le da el poder de Policía suficiente sobre ambos, una facultad que el municipio decidió hasta hoy no utilizar. @

Fuente: http://www.ambiente-ecologico.com/ediciones/2002/083_03.2002/083_Opinion_JorgeTrevin.php3
(*) Jorge Trevín es Ingeniero Forestal, experto en Recursos Naturales y Presidente de la ONG Ambiente Sur. Este artículo fue publicado en Diario La Calle, Avellaneda, provincia de Buenos Aires – Argentina, el 8 de febrero del 2002, página 2, a cuyo autor, agradecemos su autorización de publicación.

Preservemos los glaciares, con votos, sin vetos.

Jueves, diciembre 24, 2009

Por el Embajador Raúl A. Estrada Oyuela

Presidente de la Academia Argentina de Ciencias del Ambiente

Fuente: http://www.medioymedio.com.ar/editorial/203-la-importancia-de-preservar-los-glaciares-.html

Todo el mundo sabe que los glaciares son formaciones de hielo que se producen por compactación y recristalización de la nieve. Esas masas se reproducen cuando la precipitación anual supera la evaporación propia de los veranos. Son formaciones frágiles de gran importancia como reguladores de la disponibilidad de agua dulce. Hoy grandes sectores de la población mundial no tienen acceso al agua dulce, ya sea porque falta en su región o porque está mal distribuida, como ocurre en nuestro país.
Esa escasez se agrava por la contaminación del agua dulce con agroquímicos, efluentes industriales y residuos que han aumentado de forma alarmante, mientras el mundo requiere más agua dulce pura y confiable, y el calentamiento global está modificando el ciclo hidrológico.
Adoptar la ley 26418 adoptar una ley 26418 con principios básicos para proteger glaciares de ciertas actividades humanas que los afectan fue política, científica y económicamente correcto directamente. Grandes glaciares que impresionan por su magnitud sufren el cambio climático global cuya solución deben buscar mancomunadamente las naciones. Para morigerar el fenómeno se requiere que el hombre se comporte amigablemente. La ley 26418 prohibía ciertas actividades y fue vetada por el Decreto 1837/2008, básicamente por considerar que en lugar de prohibir esas actividades que el legislador había considerado perniciosas, debían establecerse ciertos parámetros de protección que las provincias los reglamentaran. La experiencia demuestra que en muchas provincias las reglamentaciones ambientales privilegian el interés local a corto plazo sobre el interés nacional a mediano y largo plazo. El criterio del Poder Ejecutivo fue equivocado.
La cuestión puede describirse en términos generales o reducirse a los casos concretos de explotaciones mineras que amenazan glaciares, incluyendo la zona periglacial propia de nuestra cordillera que constituye, según informa el Instituto de Geocriología del CONICET con sede en Mendoza, “un recurso hídrico potencial muy importante para los Andes Centrales y Secos, especialmente cuando los glaciares no están, se retiran o ya sólo se expresan como glaciares cubiertos”.
Nadie puede razonablemente oponerse a la explotación de los recursos mineros. Es cierto que la actividad minera en sí misma no puede considerarse sostenible porque extrae recursos cuya formación ha demandado edades geológicas. Sin embargo puede y debe practicarse de manera ambientalmente amigable, evitando la contaminación química o la destrucción de suelos o glaciares.
El problema se presenta en todo el mundo y en particular con la minería del oro. El curioso proyecto de Pascua Lama es un caso que provoca fuerte debate. Aunque se trata de un proyecto único, se hicieron dos evaluaciones de impacto ambiental separadas: una para Chile y otra para la provincia de San Juan lo cual es difícil de explicar racionalmente y origina un buen número de contradicciones. Resulta notable que, ante la preocupación pública por el daño que las explosiones previstas en el proyecto, la empresa minera haya negado que afectarían glaciares andinos. El dictamen final de la autoridad ambiental chilena dispone que “el titular (la empresa Barrik) deberá acceder al recurso mineral y obras asociadas al desarrollo del proyecto en la zona de glaciares Toro 1, Toro 2 y Esperanza de manera tal que no se produzca remoción, traslado, destrucción o cualquier otra intervención física sobre ellos”. Parece una condición difícil de cumplir.
Después del veto de la ley 26418 y lograda por influencia del Poder Ejecutivo la imposibilidad del Congreso para insistir en un proyecto que había aprobado unánimemente, el nuevo Secretario de Ambiente inició un proceso consultas ofrecer un sustituto mediante la reformulación del texto. Teniendo en cuenta los fundamentos del veto el propósito obvio es crear espacio para las actividades que prohibía la Ley 24685. No he tenido noticias que el nuevo proyecto se haya formalizado. Ello se comprende fácilmente en una dinámica de sucesivos conflictos ambientales y de otro género que acumulan para que los más recientes hagan olvidar los anteriores.
La técnica de la enmienda pergeñada para sustituir la ley vetada, consiste en modificar definiciones a fin de reducir el alcance de la norma, particularmente el concepto de ambiente periglacial antes mencionado y facilitar así explotaciones mineras o de petróleo. También diluye la referencia a la función de regulación hídrica que tienen los glaciares y permite autorizar obras en principio prohibidas pero que puedan ser declaradas de “interés público”. Además elimina la evaluación estratégica del impacto ambiental, reduciendo de esa forma el estudio a un enfoque local que puede ignorar intereses de otras provincias o de la Nación. Muy significativo es que la nueva elaboración elimina la disposición transitoria que imponía que las actividades que hoy están en ejecución pero que la ley prohibía para el futuro, debían someterse en el término de 180 días a una auditoria ambiental para identificar y cuantificar impactos y que esas actividades debían cesar o trasladarse si producían impacto significativo sobre los glaciares o el ambiente periglacial.
Mientras se realiza una campaña de recolección de firmas para insistir en la ley original, es de esperar que la tentativa de sustitución por un texto inferior no prospere.

Palabras clave: estrada oyuela – glaciares – ley – mineria

Cancillería Argentina – MERCOSUR. Consejo consultivo de la Sociedad Civil. Comisiones:

Jueves, diciembre 24, 2009

Contenido de la Página Oficial del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil: figuramos como Comisión de Cambio Climático y Desarrollo Sustentable: http://ccsc.mrecic.gov.ar/

CONSEJO CONSULTIVO DE LA SOCIEDAD CIVIL
• La participación social es fomentada en la Cancillería argentina por la Representación Especial para la Integración y la Participación Social (REIPS), creada en noviembre de 2003 en el ámbito de la Subsecretaría de Integración Económica Americana y Mercosur (SUBIE) con la intención de intensificar y promover el rol de la sociedad civil en los procesos de integración regional.
• La REIPS coordina las actividades del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil (CCSC), que contribuye a generar un espacio de diálogo e intercambio de información entre las organizaciones sociales que lo integran, los distintos funcionarios que conducen la política exterior de nuestro país y los que pertenecen a las distintas estructuras del MERCOSUR.
• La SUBIE, a través de la REIPS, es la encargada de articular el Programa Regional Somos Mercosur, que se propone involucrar a la ciudadanía en el proceso de integración regional.
Esta iniciativa se desarrollada por tres instancias:
• Los gobiernos regionales, a través de sus Puntos Focales.
• Las instituciones del bloque como la Comisión de Representantes Permanentes del Mercosur (CRPM); la Comisión Parlamentaria Conjunta (CPC); el Foro Consultivo Económico y Social (FCES); y las Reuniones Especializadas de la Mujer, Comunicación, Cooperativas, Juventud y otras.
• Las organizaciones sociales, asociaciones, entidades intermedias y redes regionales que llevan a cabo sus actividades en el Mercosur, como la Coordinadora de Productores Familiares del Mercosur (COPROFAM), la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur (CCSCS), la Red Mercociudades, y la Asociación Latinoamericana de Pequeñas y Medianas Empresas (ALAMPYME), entre otras.
COMISION DE CAMBIO CLIMATICO, AMBIENTE Y DESARROLLO SUSTENTABLE
Se observará particular interés en la vulnerabilidad el ambiente humano, procurando su educación ambiental como herramienta insuperable, eficaz y perecedera para que prevalezca la sensatez ante los dilemas ambientales. Se procurará además, la concienciación de la población del MERCOSUR en todos sus niveles completando la percepción del desarrollo sustentable.
Con ello se detectará la calidad y falencias, induciendo acciones sustentables, entrecruzando los recursos y los habitantes de determinado ecosistema. Se señalarán las posibles pérdidas, desviaciones y bifurcaciones, con la intención de que se encaucen en una vida ambiental reflexiva y sensata. Para esto se presentará recomendaciones o sugerencias de alternancia y procedimientos acondicionados y ajustados a las tres variables señaladas, principalmente aquellos dirigidos a corregir las emisiones de los gases del efecto invernadero y el no incremente el calentamiento global,
Por último está en el espíritu de la CCCAyDS el brindar exhortaciones de remediación que transite la mitigación y adaptación, conducentes a que se garantice y asegure el futuro de los habitantes de la región y del planeta.
El presente documento se anexa al elaborado para la constitución de la Comisión de Cambio Climático emanado el 26 de diciembre del 2006.
COMISION DE RECURSOS NATURALES EN EL MERCOSUR
I. FUNDAMENTOS
El Acuerdo Marco firmado por Uruguay, Paraguay, Brasil y Argentina en el mes de Julio de 2001 en Paraguay, resalta la necesidad de que nuestros países cooperen para la protección del medio ambiente y la utilización sustentable de los recursos naturales. Asimismo reafirman los preceptos de la Agenda 21 adoptada en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, considerando que las políticas comerciales y ambientales deben complementarse para asegurar el desarrollo sustentable en el ámbito del MERCOSUR.

Como sociedad civil, estamos profundamente preocupados porque vemos que estos principios no son tenidos en cuenta, transformándose, en el mejor de los casos, en una declaración de buenas intenciones.

Por el contrario, lo que observamos es un modo de producir y consumir, una forma de relacionarse con la naturaleza, profundamente agresiva y destructiva. Prueba de ello son las deforestaciones, la desertificación, la depredación de los recursos pesqueros, un modelo de producción agrario de agricultura sin agricultores destructor de los suelos y fuertemente contaminante, un modelo minero extractivo a cielo abierto que amenaza la vida de las poblaciones, la sobreexplotación y contaminación del recurso agua, etc.
Apelamos a la urgencia de incorporar una mirada ecológica que promueva prácticas productivas amigables con el medio ambiente, que disipen la amenaza de colapso que se anticipa como consecuencia de los modelos actuales de extracción de los recursos naturales.
Se debe garantizar que las políticas públicas dirigidas a la protección de los recursos naturales contemplen los principios de: desarrollo sustentable, soberanía alimentaria, y respeto a los derechos humanos básicos de acceso universal a los recursos naturales.
Por estos motivos es que creemos de suma importancia poner en marcha una comisión de trabajo sobre la problemática de los recursos naturales en el MERCOSUR.
Solo el compromiso de la sociedad, su participación en el debate acerca de estos problemas que amenazan su calidad de vida presente y futura, serán la garantía de que lo escrito en el papel no se transformará en letra muerta.
II. SU IMPORTANCIA LOCAL Y REGIONAL
Observamos que hoy existe voluntad en los gobiernos de la región para coordinar políticas públicas que tiendan a elevar la calidad de vida de nuestros pueblos, resultado de esto son los últimos documentos suscriptos por los Presidentes Lula y Kirchner llamados “Consenso de Buenos Aires” en octubre del 2003, “Acta de Copacabana” en febrero de 2004 y la Cumbre de Ouro Preto II donde se dio impulso a la creación del Parlamento del MERCOSUR.
Creemos que luego del fracaso de las políticas neoliberales impulsadas por el Consenso de Washington y sus tremendas consecuencias económicas, sociales y ambientales, es necesario poner el énfasis en el Rol del Estado como articulador regional y, fundamentalmente, como planificador del espacio económico común buscando complementariedades y no competencias.
De hecho, esta voluntad a la que nos referimos anteriormente en los gobiernos de la región, necesita ser fortalecida con la participación de la sociedad civil, para que puedan superarse los obstáculos que condicionan el cumplimiento de la letra escrita en los acuerdos de integración.
Consideramos que los obstáculos son diversos pero podemos agruparlos en:

a) Jurídicos: aquí nos referimos a todas aquellas normativas y leyes que fueron acuñadas en los años 90 y que dejaron a nuestros gobiernos cautivos de las grandes corporaciones trasnacionales.
b) Institucionales: aquí nos referimos a aquellas problemáticas que son comunes a varias jurisdicciones y, por consiguiente, a la superposición de organismos de diferentes niveles que representan obstáculos concretos en el momento de la toma de decisiones.
c) Participativos: si bien es cierto que se declama la necesidad de la participación de la sociedad civil como mecanismo idóneo para articular las propuestas políticas con las demandas sociales, esta práctica resulta poco frecuente por la carencia de formas organizativas accesibles que posibiliten la satisfacción de estas demandas.
III. RECURSOS NATURALES Y SOCIEDAD
Ante el uso irracional de los recursos naturales, práctica generada fundamentalmente por un modo de conocer el mundo basado en un Paradigma de Pensamiento Único que no permite entender las relaciones de interdependencia existentes entre los seres humanos y su entorno, consideramos que la posible resolución de estos problemas se logra fundamentalmente en base a la interrelación entre cuatro dimensiones básicas:
• La dimensión Social: refiere a la igualdad en el acceso a los recursos que permiten la satisfacción de necesidades vitales, en términos intra e intergeneracionales, entre géneros y culturas.
• La dimensión Económica: refiere a la definición de las actividades económicas de acuerdo con las necesidades materiales e inmateriales de las sociedades y las características de los ecosistemas. Potenciando y diversificando las producciones locales y artesanales, contemplando las perspectivas, usos y costumbres de las comunidades regionales.
• La dimensión Ecológica: refiere a la preservación y potenciación de la diversidad y complejidad de los ecosistemas, su productividad, los ciclos naturales y la biodiversidad.
• La dimensión Política: refiere a la participación directa de las personas en la toma de decisiones, en la definición de su futuro colectivo y en la gestión de los recursos naturales a través de estructuras de gobierno descentralizadas y democráticas. Articulando estas cuatro dimensiones, planteamos la necesidad de resignificar los procesos de construcción política, generando nuevas prácticas basadas en el acceso a la información y en el protagonismo de las personas en la búsqueda de alternativas, que necesariamente deben surgir de relaciones horizontales. La cuestión de la gobernabilidad debe acompañar y guiar siempre los procesos de construcción de sustentabilidad.
IV. NECESIDAD DE LA CREACION DE UNA COMISION DE RECURSOS NATURALES
En función del marco precedentemente descrito, decidimos la creación de una Comisión de Recursos Naturales, con participación de actores gubernamentales y representantes de la sociedad civil de los distintos países del MERCOSUR y países asociados, que trabajará con los siguientes objetivos:
1. Programar lineamientos de políticas comunes para el uso y preservación de los recursos naturales, en el marco de un Proyecto Regional que reemplace al modelo económico hegemonizado por las grandes corporaciones.
2 Conformar, en el ámbito del MERCOSUR una Reunión Especializada de recursos naturales para colaborar en el diseño de políticas públicas que den cuenta del estado actual, uso futuro y preservación de los recursos naturales en el espacio regional.
3. Impulsar la armonización de la legislación sobre los recursos naturales en dicho ámbito.
4. Monitorear desde las organizaciones sociales el cumplimiento de las políticas públicas comunes que se hayan consensuado con respecto a los recursos.
5. Esta Reunión Especializada incluirá pautas y normas en el organigrama institucional, para la participación de las organizaciones sociales, garantizando el derecho para el acceso a la información pública ambiental como base para la transparencia y el control ciudadano.
COMISION SOBRE LA PROBLEMATICA ALIMENTARIA
Ante la globalización neoliberal privatizadora de todos los ámbitos de la vida entre los que se incluye la agricultura y los recursos naturales, surge como una imperiosa necesidad reivindicar el derecho de los pueblos a la soberanía alimentaria.
Como soberanía alimentaria se define el derecho de los de los pueblos a decidir sus propias políticas agrícolas y alimentarias, a proteger y a regular la producción y el comercio agrícola interior con el objetivo de conseguir un desarrollo sostenible y garantizar la seguridad alimentaria.
Hoy la mayor parte de la tierra cultivable en el mundo está en manos de las grandes empresas transnacionales que orientan el modelo de producción agrícola a la exportación, obviando las necesidades alimentarias de la población local. Una agricultura mercantilizada, intensiva, modificada genéticamente y que antepone los intereses económicos a las necesidades de las personas.
Frente a esta ofensiva especulativa que ha hecho subir el pecio de alimentos en todo el mundo es necesario apoyar el derecho de los pueblos a producir sus propios alimentos sin depender de los condicionantes establecidas por el mercado priorizando los mercados locales y nacionales, fortaleciendo la producción agrícola familiar familiar, colocando la producción alimentaria, la distribución y el consumo sobre la base de la sostenibilidad social, económica y
medioambiental.
Alcanzar la Soberanía Alimentaria requiere una estrategia que rompa con las políticas agrícolas neoliberales impuestas por la Organización Mundial del
Comercio, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, y con el sistema económico dominante, los cuales promueven un modelo de producción agrícola y alimentaria totalmente insostenible.
Objetivo
El objetivo de la Comisión de Soberanía Alimentaria del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil es instalar en el MERCOSUR el debate sobre la problemática alimentaria en el marco de la creciente crisis mundial de alimentos promoviendo la interacción de las organizaciones de la sociedad civil con los principales agentes que participan en el diseño y operación de las políticas alimentarias en la región de manera tal que sean considerando los aspectos políticos, sociales, económicos, culturales, ambientales, de salud y de calidad de vida en las políticas publicas que garanticen el derecho a la alimentación, y las posibilidades de acceso a la alimentación por toda la población.
****************************************************

Desarrollo Sostenible o Desarrollo Sustentable: criterios.

Jueves, diciembre 24, 2009

Concepción de Desarrollo Sostenible o Desarrollo Sustentable
Desde lo etimológico y desde lo ideológico.

Según interpretación del Lic. Carlos Musfeldt.©
carlos.musfeldt@yahoo.com

Existen a nuestro entender, dos explicaciones posibles del uso diferenciado de los términos Desarrollo Sostenible o Desarrollo Sustentable. Una explicación es analítica e ideológica; y la otra, es una explicación mas etimológica y lingüística.

La primera explicación:

Desarrollo Sostenible: el desarrollo que se puede sostener a lo largo del tiempo, sin superar excesivamente la capacidad de renovación de los recursos naturales y su capacidad para soportar/absorber la carga contaminante de los desechos de la producción agrícola/pecuaria, o industrial. Crecimiento económico, cuidando de no degradar/dilapidar en demasía los recursos naturales (pues se precisan como materias primas para producir). Concepción empresaria, posterior a la planteada por la Comisión Brundtland y la ECO’92.

Desarrollo Sustentable: el desarrollo, que se puede sustentar a lo largo del tiempo, con un adecuado y vital manejo de los recursos naturales, conservando su estado actual y su capacidad de renovación; es decir: desenvolviendo todas las capacidades productivas (humanas y naturales) de una localidad o país, logrando crecimiento económico, con equidad social y calidad ambiental. La original y coetánea de la Comisión Brundtland y la ECO’92.

Estas dos ‘definiciones’ pretenden ser sintéticas y por eso no son exhaustivas. No reflejan fielmente, las ‘sutiles’ diferencias de la conocida ambigüedad de éstos dos términos (que deberían ser uno, con un concepto).

El Desarrollo Sostenible, tiene un posicionamiento más “productivista”, es decir, le importa más mantener los índices de crecimiento (como se miden hoy en nuestra economía global), sin superar los índices de destrucción de la Naturaleza, actuales. Es decir, hace hincapié en la producción económica-tecnológica, basada en un sistema de valoración, que excluye riquezas humanas y naturales, no ponderadas por el sistema económico-social de Mercado.
Se iguala el desarrollo al crecimiento económico, y la sostenibilidad está, en no destruir muchos más recursos naturales como hasta ahora, o pagar más por su ‘imprescindible’ destrucción. Filosóficamente hablando, dentro de este paradigma de administración ambiental en el cual el Mundo está lentamente introduciéndose, la sostenibilidad tiene un perfil más marcadamente antropocéntrico-tecnocéntrico.

En cambio, Desarrollo Sustentable, tiene un posicionamiento más “recursista”, es decir, parte de una “base natural” la cual hay que administrar adecuadamente, para producir bien. Pretende cambiar el concepto mismo de desarrollo económico, al poner en ‘pie de igualdad’ el desarrollo económico, el desarrollo social y el desarrollo natural. En la sustentabilidad, la Sociedad y su Economía (el Capital Social y el Capital Económico) son sustentados “materialmente” (todo lo producido es Naturaleza transformada por Cultura) por el Sistema Natural (el Capital Natural). Ésta interpretación, tiene una inclinación hacia el ecodesarrollo, introduciendo conceptos de valoración que reconocen la diversidad y riquezas (aunque no los reproducen totalmente), de los diferentes ecosistemas y culturas humanas. La sustentabilidad tiene un perfil más antropocéntrico-biocéntrico.

En ambas terminologías, se supone implícita la tríada de: crecimiento económico-equidad social-calidad ambiental; pero en relación al concepto de equidad social (inter e intra-generacional), se notan diferencias de tenor. Por la experiencia que tenemos al tratar en toda Latinoamérica, a ambientalistas de diferentes sectores; vemos que entre los pretendidos “sustentabilistas”, defensores del Desarrollo Sustentable, se rescata más el concepto de equidad social, que en los “sostenibilistas”. Ideológicamente hablando, los primeros serían más progresistas-socialdemócratas; y los segundos, más conservadores-neoliberales. No debería existir semejante ambigüedad en el uso de las palabras y lo que ellas denotan conceptualmente, en una terminología tan institucionalizada a nivel global y/o nacional. Es más, a nuestro entender, la CDS y la CNUMAD, el PNUD y el PNUMA, de Naciones Unidas, no deberían usar, ni admitir/permitir tal confusión en los documentos internacionales/nacionales. Para eso, son ellos mismos los que deben aclarar el tema; sino, somos todos nosotros, trabajadores por la Naturaleza, el equilibrio del Ambiente y las Comunidades Ancestrales Autóctonas, que nos encargaremos de “dividir y aclarar las aguas”.

Se percibe (a grandes rasgos), que cada grupo ha elegido su terminología, y la mayoría, incauta sobre esto, sigue indistintamente el uso de cualquiera de las dos palabras. A algunos “productivistas” del sector industrial o agropecuario, o a algunos ambientalistas, les cae mejor hablar de sostenible; mientras que a algunos “neonaturalistas”, “ecologistas o ambientalistas” progresistas o de izquierda, les cae mejor hablar de sustentable. En los dos grupos, se habla de conservación de la Naturaleza, aunque con matices diferentes; que se pueden ver en el tratamiento sobre los temas de la biodiversidad y la manipulación genética, de los usos de la áreas de protección, o los motivos e intenciones de la investigación natural.

La segunda explicación:

Otra explicación más simplista e inocente, habla de una simple confusión o de elección, a la hora de traducir la palabra sustainable desde la lengua inglesa, a las lenguas latinas, por parte de los asesores de la Comisión Brundtland o en la CNUMAD. Ya que la raíz “sustain”, tiene entre varias otras, dos acepciones: “maintain/support”, que sería preservar/sustentar, (la Vida, la Naturaleza, por ejemplo), y “keep-up/hold-up”, que sería prolongar/sostener, (la fuerza, el crecimiento, por ejemplo). Es así, como también en el inglés, dos palabras con la misma raìz: sustained: sostenido (un esfuerzo, por ejemplo), y sustaining: nutritivo (un alimento, por ejemplo); denotan a nuestro entender, “dos espacios y tiempos”, del poder y/o de la fuerza, de un objeto y/o un sujeto.
En el primer caso, se mantiene la fuerza ya desplegada; en el segundo, se busca lo que da origen o estabiliza la fuerza. Y he aquí, que la acepción que se va a usar, da las orientaciones de una idea central, he implica las interpretaciones posteriores.
Y confusión inocente e incauta o no, los problemas de una lengua, se terminaron transmitiendo y profundizando, en las traducciones a otra. ¿Qué significa esto?. Que sustainable podría ser tanto: sustentable como sostenible. Y de hecho, se utilizan tendenciosamente o no, las dos versiones.

¿Qué es lo que nosotros preferimos?. Usar la versión: sustentable. Y promovemos su uso a nivel público y privado, en documentos técnicos y políticos. Pues la típica ‘picardía’ criolla argentina y la astucia de operadores de empresas (y en otros países latinoamericanos también), permite a algunos sectores interesados usar frases en documentos corporativos u oficiales, como “crecimiento sostenible” (lo que implica no apartarse mucho de frases o conceptos parecidos, y usados tanto por el desarrollismo como por el neoliberalismo, sin ningún tipo de connotación ambiental), o como “sostener el crecimiento económico”, o “crecimiento sostenido” (de la economía). Cuando justamente lo que hay que diferenciar es “el tipo de crecimiento económico” (es decir “otro” modelo de crecimiento); por eso, desarrollo sostenible, se hermana con éstos términos-frases y se ‘instala’ en el subconsciente. Preferimos desarrollo sustentable, pues nos obliga a pensar que el crecimiento económico también lo tiene que ser, “sustentándose” (a conciencia) en la riqueza ecosistémica que hay que preservar y de la cual provienen históricamente todas las riquezas (incluso la más rica: la especie humana).
Aunque siempre hemos aclarado personalmente, en todos los eventos, foros y escritos, que adherimos filosófica e ideológicamente, a la denominación de Ecodesarrollo (la primera y original de Estocolmo ’72); que lamentamos su desuso oficial, pero que la consideramos más acorde a la preservación/reproducción ecosistémica y de la biodiversidad. Es un desarrollo fundamentado en los conocimientos naturales y ecológicos, que sólo permitirían el desarrollo humano y comunitario, en cuanto conservador y reproductor del desarrollo natural y ecosférico. La Cultura Humana (Civilización) tendría que armonizar perfectamente con la evolución y conservación de la Naturaleza, como su fuente, origen y motor de su desarrollo, junto con la Conciencia del Homo Sapiens.
Hablamos de una armónica y trascendental evolución entre la Comunidad Natural y la Comunidad Humana, de este Planeta Tierra.

Consejo encontrado en la carta de un amigo:

Jueves, diciembre 24, 2009

“Que tus dos piernas, para caminar en la Vida, sean la Libertad y el Amor, que tus dos brazos, para construir en el Mundo, sean la Verdad y la Belleza”. Carlos Musfeldt

Primer Auto Solar Argentino: FEBOMÓVIL.

Jueves, diciembre 24, 2009
  • Realizado

    en el Colegio E.E.T. n° 5 de Lomas de Zamora, por alumnos del curso del Profesor Juan Carlos Trucco.

    Su fuente de energía es una batería cargada por capturadores de energía de la luz solar llamados módulos fotovoltaicos. Tiene motor y controlador electrónico de velocidad Motortech, y módulos fotovoltaicos para energía solar provistos por Solartec.
    Este prototipo anticipa el automóvil solar urbano, proyecto de convertir automóviles de uso corriente en eléctricos, con asistencia fotovoltaica.
    El peso sin piloto es de 310 Kg. Su potencia de 1,2 Hp
    La autonomía es sin límite bajo la luz solar directa, y de tres horas en ausencia de luz.
    Tiene tracción trasera, 5 velocidades.
    Con una suspensión independiente de sus tres ruedas.
    Baterías plomo-ácido de 3,6 Kw/h

    El Febomóvil-como se llama el auto- alcanza una velocidad máxima de 70 kilómetros por hora. Es un vehículo monoplaza que lleva en la parte trasera un panel solar, de 2 por 2,88 metros, que abastece las baterías.
    El chasis, el sistema de transmisión de cambios y las tres ruedas -explicó Trucco- fueron diseñados de acuerdo con las normas internacionales que adoptaron todos los países que están a la vanguardia en tecnología solar.”

    La escuela venía participando del Desafio Argentino de Autos Solares a Escala (Daase), que todos los años se realiza en Mar del Plata. Fue en ese certamen donde surgió la idea de crear un auto tripulado”, dijo el profesor Trucco, responsable del trabajo.

    En el proyecto participaron alumnos de tercero a quinto año de las especialidades Automotores, Electrónica y Electrotecnia.
    .
    ” La idea es que los chicos tomen contacto con las nuevas tecnologías en energías alternativas, a través de proyectos como éste, en el que ellos mismos pueden manejar su propio invento”, señaló el docente.
    Los alumnos de la escuela de Temperley, además de trabajar con vehículos solares, crearon autos similares a los de Fórmula 1, que hoy alquilan a distintas escuderías locales. “Con lo que se obtiene de esos alquileres se puede invertir en distintos proyectos tecnológicos”, explicó el vicedirector, Andrés Papuzynski.

    Buscamos dueños de autos corrientes en condiciones, que deseen convertirlos a eléctricos, mientras el dueño pague apenas los costos.
    *************************************************

    Ayer, el Febomóvil fue probado en el Velódromo Municipal de Lomas de Zamora. Allí los chicos pilotearon el auto, ensayando maniobras para el desafió del 21 del actual. “Queremos que el Automóvil Club Argentino fiscalice la travesía que unirá La Plata con Luján”, indicó Trucco.

    Jesús A. Cornejo Fuente: La Nación (Argentina)

    2003.