25 AÑOS DEL CEMIDA: CENTRO DE MILITARES PARA LA DEMOCRACIA.

by
Invitación Acto por 25 años del CEMIDA: Se ruega difundir‏
De: Desconectado Elsa Bruzzone (elsabruzzone@yahoo.com.ar)
Enviado: miércoles, 21 de octubre de 2009
Para:  
                 CONMEMORACION  DE  LOS  25  AÑOS DEL  CEMIDA

INVITAMOS  A  TODOS  NUESTROS  AMIGOS  Y  AL  PUBLICO  EN GENERAL, AL ACTO RECORDATORIO DE NUESTRA CREACIÓN, QUE SE EFECTUARÁ EL DÍA 4 DE NOVIEMBRE DE 2009 EN LA SALA RAÚL GONZALEZ TUÑÓN DEL CENTRO CULTURAL DE LA COOPERACIÓN,  CORRIENTES 1543, BUENOS  AIRES, A LAS 1900 HS.

HARAN USO DE LA PALABRA (POR ORDEN ALFABÉTICO): OSVALDO BAYER,  NORA  CORTIÑAS,  ROGELIO  GARCÍA  LUPPO,  MIRTA MÁNTARAS Y  ADOLFO  PEREZ  ESQUIVEL.

A LOS 25 AÑOS DEL CEMIDA, LA HISTORIA

En  1984,  un  grupo  de  militares  retirados,  hastiados  de  golpes  de  estado  y  sistemas  dictatoriales,  avergonzados  de  la  impunidad  de  algunos  delincuentes  que  con  su  accionar  pretendieron  mimetizarse  con  las  instituciones  que  su  conducta  había  deshonrado,  decidimos  formar  el  Centro  de  Militares  para  la  Democracia  Argentina  (CEMIDA)  con  los  siguientes  objetivos:

1.-  Apoyar,  fortalecer  y  propiciar  la  continuación  del  esfuerzo  de  institucionalización en  la  República,  con  la  certeza  de  que  la  democracia  constituye  el  único  medio  para  lograr  la  profundización  de  la  liberación  argentina  y  latinoamericana.

2.-  Hacer  conocer  a  la  opinión   pública  y   en  particular  a  los  oficiales  de  las  Fuerzas  Armadas,  la  existencia  de  un  pensamiento  militar  genuinamente  constitucionalista  opuesto  a  toda  manifestación  militar  que  exceda  los  límites  de  lo  legal,  lo  moral  y  lo  ético;  según  las  más  puras  tradiciones  sanmartinianas.

3.-  Propiciar  toda  acción  destinada  a  recuperar  para  la  Nación  Argentina,  fuerzas  armadas  con  sentido  nacional  y  continental,  porque  ellas  fueron  creadas  al  calor  de  las  luchas  por  la  independencia  y  su  virtud  fundamental  debe  ser  la  subordinación  de  su  acción  a  la  voluntad  soberana  de  su  pueblo.

En  ese  camino,  sufrimos  todo  tipo  de  persecuciones  institucionales  y  personales,  se  nos   difamó,  se  insinuó  que   estábamos  subvencionados  por  el  gobierno  y  luego,  por  un  movimiento  comunista  internacional,  nuestros  directivos  sufrieron  privaciones  de  su  libertad,  increíbles  juicios  militares,  afrentosos  “Tribunales  de  Honor”,  amenazas  y   atentados  personales  y  familiares,  colocación  de  una  bomba   en  la  sede  de  la  institución,  y  otros  tipos  de  agresiones,  tedioso  de  enumerar.

Pese  a  ello, muchos  militares  e  integrantes  de  las  Fuerzas  de  Seguridad,  se  asociaron  a  nuestra  organización  y,  lo  más  destacable,  fuimos  respetados  y  consultados  por   nuestro  pueblo  y  sus  representantes,  así   como  por  periodistas  y  estudiosos  extranjeros.  Nuestra   prédica  contribuyó  a  que  la   dirigencia  militar  se  expresara  claramente  a  favor  de  la  democracia  y  en  contra  de  todo  golpe  de  estado.  También  contribuimos  a  que  la   opinión  pública  respaldara  los   juicios  a  integrantes  de  las  Fuerzas  Armadas   comprometidos   en  las   violaciones  de  los  Derechos  Humanos,  y  sus  respectivas  condenas.

Ese  inesperado  respeto  hacia  un  grupo  de  militares  e  integrantes  de  las  Fuerzas  de  Seguridad,  permitió  que  no  se  confundiera  a  delincuentes  individuales  con  las  instituciones  que  ellos   integraron,  y   ése,   ha  sido  un  servicio  que  prestamos  y  que  aún  no  ha  sido  reconocido  por  nuestras  propias  instituciones.

MENSAJE  DEL  PRESIDENTE  DEL  CEMIDA  CNL  (R)  HORACIO  P.  BALLESTER

Siendo aún jóvenes oficiales de baja graduación, varios de los que fuimos muchos años después fundadores del CEMIDA, nos unimos en nuestro común objetivo de pretender recuperar la vigencia de los ideales sanmartinianos en el interior de nuestras fuerzas armadas para poder apoyar el desarrollo nacional con justicia social, que hiciera desaparecer el abismo socioeconómico que dividía y sigue dividiendo el nivel de vida de nuestro pueblo en muy injustos estratos  poblacionales.

Pensamos ingenuamente que nuestros objetivos podían sintetizarse en muy pocas palabras: “la humanización” del capitalismo”.

Aún cuando ya estábamos hartos de golpes militares, en una nueva prueba de ingenuidad, pensamos que la persona indicada para materializar nuestros anhelos podía ser el General Juan Carlos Onganía, que a principios de la década de los años 60 había logrado sacar al Ejército del caos en que se había sumergido con tantas intervenciones al margen de la ley.

En el pecado tuvimos la penitencia, el mismo régimen que habíamos apoyado y en el que alguno de nosotros llegó a cargos altos acordes con nuestro grado militar, fue el que traicionó sus promesas y terminó con nuestras carreras profesionales.

Comprendimos entonces, duramente, que los golpes de estado jamás podrían aportar a la nación soluciones que hicieran felices a sus habitantes. Fue así, que ya varios años antes del golpe cívico-militar de 1976, eran varios los grupos uniformados que nos oponíamos a la anunciada como inminente nueva caída de un gobierno constitucional. Algunos pagaron duramente su osadía, antes y durante el autodenominado “Proceso de Reorganización Nacional”:  el Teniente Coronel Bernardo Alberte fue arrojado al vacío desde la ventana de un 6º piso; el Teniente Devoto de Marina está desaparecido; el Coronel Perlinger estuvo siete años preso sin haber sido acusado de nada ni por nadie; (nombramos solamente casos emblemáticos, hubo muchos más).

Al  subir el gobierno constitucional en 1983, las únicas voces militares que se escuchaban, de personal militar en actividad o retirado, eran favorables a la dictadura militar.   Nuestras voces opositoras carecían de eco periodístico.  Pensamos entonces en la conveniencia de formar una ONG,  y  fue  así como el  15  de noviembre de 1984 formamos el CEMIDA (Centro de Militares para la  Democracia Argentina)…. Y obtuvimos el eco deseado, antes de los 10 días de nuestro anuncio de creación, una bomba dañó seriamente nuestras instalaciones. Nuestra organización entonces fue conocida mundialmente, aparecimos en “Le Monde” de Francia, en “Der Spiegel” de Alemania Occidental, “The Baltimore Sun” de Estados Unidas, radios de los países escandinavos, etc.

La bomba nos vino también muy bien para producir un “blanqueo” de aquellos militares que habían pedido su incorporación pensando que era cierto el rumor que corría en el sentido de que el CEMIDA era un invento de la  Presidencia de la Nación.

Hoy  lamentablemente está frenada la incorporación de nuevos miembros, ya que nuestros estatutos – obviamente – no permiten el ingreso de miembros que hubiesen participado, tolerado y/o aún sigan aprobando el terrorismo de estado puesto en práctica por las dictaduras militares

En la actualidad nuestra principal actividad (además de continuar con el dictado de charlas, conferencias, participación en seminarios, mesas redondas, etc), es concurrir como testigos, peritos, o asesores en los Juicios por Violaciones   de los Derechos Humanos que se realizan en Argentina, Italia, España, Francia,  Haití, El Salvador, Perú,  Guatemala y Estados Unidos. En el orden nacional participamos en los juicios realizados en las ciudades de Rosario (Santa  Fé), Bahía Blanca, Neuquén, Corrientes, San Martín (Provincia  de  buenos  Aires), Santa Fé y varios en Capital   Federal.

Para finalizar, queremos hacer llegar nuestro afectuoso recuerdo para los camaradas fallecidos, en especial para el General Ernesto V. López Meyer, Coronel Luis César Perlinger, Capitán José Luis D’Andrea Mohr y Suboficial de Aeronáutica   Eduardo Kawin.

 MENSAJE  DEL  SECRETARIO    CULTURAL  DEL  CEMIDA  CNL  (R)  AUGUSTO  B.  RATTENBACH

El CEMIDA nace por la necesidad de corregir una actitud histórica equivocada que adoptaron las FFAA desde el 29 de mayo de 1810 y que se prolonga hasta el final del llamado Proceso de Reorganización Nacional.

¿En qué se  manifestó esa errónea actitud?

En actuar paulatinamente como un Estado dentro del Estado, con leyes propias, vigilando permanentemente los actos de las distintas autoridades civiles. En suma, convertido en árbitro de toda acción de importancia en el interior del país.

Ya a fines de 1880 esa tendencia empieza a tener mayor vigor. Es cierto que nuestro país resultó dueño de un inmenso territorio que necesitó de la fuerza militar para tener posibilidades de sobrevivir a los peligros externos e internos.

Pero, poco a poco la fuerza militar se hizo cargo de aspectos políticos y técnicos ajenos a su función específica. Los militares acabaron por suplantar, en sucesivos golpes militares, a las autoridades legítimamente constituidas.

Esos “golpes” terminaron por mellar la herramienta castrense y la acostumbró a cometer excesos propios de regímenes dictatoriales, repudiados por todo el mundo civilizado y democrático.

Cuando se terminó el Proceso de Reorganización Nacional y reapareció  la democracia, las FFAA mantuvieron su fisonomía acostumbrada: Hermetismo en las contestaciones y el aislamiento dentro y fuera del país.

En ese momento nace el CEMIDA y rápidamente comenzó a derribar mitos militares, leyes especiales, hermetismo intelectual castrense y privilegios de todo tipo.

La reacción de las autoridades superiores de las FFAA no tardó en recurrir a sus métodos habituales: Sanciones, Sumarios, Atentados, Persecuciones, etc.

Pero poco a poco, la opinión pública, los gobiernos Provinciales y de  la Nación y las organizaciones de Derechos Humanos apoyan y divulgan el pensamiento del CEMIDA, no sólo en el país sino también en varios países latinoamericanos con una problemática parecida.

Podemos suponer que lentamente pero sin claudicaciones se abre una nueva etapa en la relación correcta entre los gobiernos civiles y las FFAA, no sólo en la República Argentina sino en otras naciones latinoamericanas.

MENSAJE  DEL  SECRETARIO  GENERAL  DEL  CEMIDA  CNL  (R)  JOSE  LUIS  GARCÍA

A  poco de andar,  advertimos la existencia de amplios sectores de la población con sentimientos absolutamente distantes del respeto y el afecto hacia las organizaciones militares y que sentían un profundo recelo y  aún un miedo remanente ante cualquier organización castrense.

Un accionar militar  en el pasado, basado en el terror, torturas y masacres, fue el gestor de ese sentimiento generalizado y ello se incentivaba por las manifestaciones de sus componentes que proclamaban que seguían siendo integrantes de las mismas FF AA que cometieron los atropellos a los derechos humanos. Aunque ya no existía la misma posibilidad de seguir ocultando su accionar pasado ante las sociedades argentina e internacional, por razones de orgullo y de honor institucional, seguían firmemente en la defensa de una posición corporativa, exhibiendo una garantizada impunidad.  Siempre se hizo lo correcto y necesario,  decían,  y, salvo algunos “excesos,”ello fue lo que se debía hacer y que volverían a hacer en caso necesario.

Ante esa pertinacia el poder político no intentó nunca un cambio imprescindible, se contentó con retoques  superficiales y operó en todos los gobiernos – a partir de 1983 – tratando de limitar el poder de los militares con reducciones presupuestarias, disminuyendo sus efectivos hasta alcanzar cifras nunca vistas, dejando envejecer sus equipos y armamentos hasta su total inutilidad sin reemplazos y permitiendo su preparación profesional sólo en las llamadas “Misiones de Paz de las Naciones Unidas” dónde, curiosamente, pasaron a cumplir misiones policiales o de seguridad interior que la nueva Ley de Defensa prohíbe en el territorio nacional.

Las conductas criminales de algunos de sus integrantes no se juzgaron, salvo en un pequeño sector de los Altos Mandos, y se benefició en forma indiscriminada a todo el personal,  con una legislación de perdón y olvido, en lugar de efectuar la investigación pertinente que hubiera acusado a los que habían delinquido y sobreseído a aquellos que sólo hubieran cumplido su deber en concordancia con las normas que regulaban su accionar.

Recién a partir de 2008 se empezaron a corregir esas anomalías, y a la fecha, 25 años después, se ha comenzado a saldar una deuda que sólo benefició a los delincuentes impunes.

Desgraciadamente por temor o por  cálculos políticos, no se reestructuraron las organizaciones castrenses, convocando para esa tarea a antiguos oficiales superiores de las tres armas, cuya conducta intachable fuera garantía de justicia, eficacia e idoneidad.  Esas tareas fueron desarrolladas por presuntos beneficiados por las Leyes de Obediencia Debida y de Punto Final que no efectuaron ningún cambio de fondo.

El mal está hecho. Ahora habrá que esperar que el decurso del tiempo borre las huellas de tantas desgracias. Pero no debería dejarse de lado el accionar de algunas  estructuras no orgánicas castrenses como los clubes de oficiales, que se han convertido en refugio de personajes que siguen reivindicando el Terrorismo de Estado.  ”Foros”de oficiales  retirados, presuntas organizaciones de promociones y otras yerbas, colaboran en esas actividades ante la vista y paciencia de las autoridades que, en algunos casos, ayudan al financiamiento de esos elementos. Los jóvenes integrantes de las organizaciones militares, que nada tuvieron que ver con la “guerra sucia”, contemplan como algunos de sus superiores reivindican impunemente los delitos de lesa humanidad cometidos para salvar “los más altos intereses de la nación”.  Los pocos que se atreven a disentir son perseguidos   como si el tiempo no hubiera pasado.

Mientras tanto y como una especie de venganza indirecta, el poder político ha ido disminuyendo los salarios del personal militar que antes se equiparaban con los percibidos por otros integrantes de la administración pública.  Además se ha dejado de cumplir con las leyes que regían el sistema de retiros y pensiones, convirtiendo a algunos de sus “beneficiarios”,  entre ellos un gran grupo de pensionistas, en personas en situación de pobreza extrema y con prestaciones sociales muy reducidas. Ello ha producido una ola de juicios contra el Estado y desatado la llamada“industria del juicio”.Como contrapartida no se ha  efectuado ningún juicio  para investigar el enriquecimiento ilícito de los miembros de las cúpulas de la dictadura que usufructuaron el botín de guerra robado a sus víctimas y que  disfrutan lo mal habido con toda impunidad.

Hoy- 25 años después de nuestra fundación – hubiéramos querido despedirnos de nuestros connacionales y decirles: el peligro ha pasado, el sector militar está definitivamente integrado al devenir democrático de la Nación. Pero el  objetivo está parcialmente cumplido, en alguna de las FF AA no fue debidamente consolidado. Si se mantienen en alguna de ellas los parámetros tradicionales de la relación FFAA / Sociedad, la vida política del país seguiría tan escorada hacia la llamada derecha, que ninguna fuerza política, moderadamente progresista, podría implantarse. Nunca podrían llegar a imponerse electoralmente otras fuerzas que no fueran  las de la propia derecha, ya sea oligárquica empresarial o de los ámbitos afines a  las FF. AA.  Aún una fuerza moderada o centrista, con capacidad de modificar el panorama social disminuyendo las diferencias económicas y la humillante situación de pobreza de gran parte de la población posibilitando una más justa distribución del ingreso, vería muy difícil imponer sus objetivos si no se termina de modificar – para siempre – el imperio de la ideología fundamentalista que logró imponer la llamada”Doctrina de la Seguridad Nacional”.   Prueba de ello han sido los fracasados intentos golpistas en Bolivia y Venezuela, las continuas conspiraciones que soportan los gobiernos democráticos de Nicaragua y Ecuador, y el – hasta hoy exitoso, –  golpe de estado en  Honduras.  Por todo ello prometemos a la sociedad argentina,  continuar nuestra tarea hasta la consolidación  de nuestros objetivos fundacionales.

Un párrafo final de reconocimiento para nuestro primer Presidente el Sr. General D. Jorge  Leal,  héroe vencedor del Polo Sur, ejemplo de virtudes personales y profesionales y que, como tantos otros  argentinos de similares valores, permanece al margen  del merecido reconocimiento público.      

Prensa FILATINA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: