Cooperación internacional.

by

La lucha indígena.

La destrucción de los pueblos indígenas en nombre del “desarrollo” – algo que ocurre siempre que los no indígenas codician sus tierras y recursos – sigue siendo el problema más grave al que éstos se enfrentan. El problema no se limita a los países pobres.
En Canadá, los Innu de Labrador y Québec han sido reasentados en comunidades sometidas al tipo de “desarrollo” descrito en “Allá vamos, otra vez”. Los Innu fueron autosuficientes hasta la década de los sesenta. Hoy son muy pocos los que cazan caribú o pescan en los lagos de los que un día dependieron. Una escolarización carente de toda sensibilidad, una dependencia absoluta de los programas de asistencia social y la abyecta pobreza resultante han arruinado casi por completo su modo de vida y destruido su autoestima. La violencia doméstica y las drogas baratas, como la inhalación de gasolina y el alcohol, están a la orden del día. Algunas comunidades registran las tasas de suicidio más altas del mundo y todas las familias conocen al menos a un adolescente que se ha quitado la vida.
Canadá dice que negociará sobre sus derechos territoriales, pero sólo cuando los indígenas hayan abandonado las tierras. No es casualidad que el territorio Innu albergue algunos de los yacimientos de níquel más ricos del mundo. Los Innu no se han rendido: están luchando para defenderse, pero se enfrentan a circunstancias muy adversas y a prejuicios totalmente obsoletos.
El futuro de los pueblos indígenas no tiene por qué ser como el que se describe en este libro.
En los años setenta, uno de los pueblos más grandes de la Amazonia, los Yanomami, se vio amenazado por el desmembramiento de sus tierras, destinadas a abrir paso al programa de carreteras de Brasil. A pesar de la campaña internacional lanzada por Survival para defender a los indígenas, alrededor de un 20% de los Yanomami murió trágicamente a causa de las enfermedades introducidas por los buscadores de oro.
La campaña cosechó un éxito en 1992, cuando se consiguió protección para toda la tierra de los Yanomami. Aunque sus problemas no han acabado, los indígenas tienen ahora una organización propia para la defensa de sus derechos. En algunas comunidades, los niños aprenden con sus propios profesores y en sus propias escuelas cómo hacer frente a las amenazas del exterior.
Los Yanomami permanecen fieles a la mejor de sus tradiciones. No se ven a sí mismos como personas pobres o atrasadas, y pueden aspirar a seguir llevando vidas plenas – como Yanomamis – durante generaciones.
Si deseas más información sobre pueblos indígenas amenazados y cómo tú puedes ayudarles, ponte en contacto con nosotros: Survival International (España) c/ Príncipe, 12, 3º 28012 Madrid
T: +34 91 521 72 83; F: +34 91 523 14 20  info@survival.es  http://www.survival.es
Survival tiene su sede central en Londres y oficinas en Alemania, España, Francia e Italia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: