Cierta clase de Políticos imponen cierta clase de Política.

by
ATAQUE A LOS MEDIOS DE DIFUSIÓN

UNA VIEJA COSTUMBRE PERONISTA


El ataque a la libertad de prensa mediante presiones económicas o actos de violencia no es una novedad en la Argentina. Es una herramienta que ha utilizado con asiduidad el peronismo durante la primera y segunda presidencia de Perón contra los medios opositores al gobierno.

LA NOTICIA DE HOY:
www.clarin.com/diario/2008/11/25/um/m-01810090.htm

Represión contra el periodismo.
Por Hugo Gambini*
Apenas se instaló en el poder el régimen militar surgido del golpe de estado del 4 de junio de 1943, comenzó una represión informativa que luego habría de prolongarse con el continuismo del gobierno constitucional de Juan Domingo Perón – no menos autoritario- elegido tres años más tarde. Las inocultables simpatías por el nazismo -que profesaban la mayoría de los militares golpistas del 43 entre los que Perón llevaba la voz cantante- iban a evidenciarse rápidamente; a la semana de la sublevación, fue secuestrada una edición del diario Crítica por comentarios desfavorables hacia el Eje; cinco días después sería clausurado por 24 horas el matutino Los Andes, de Mendoza, por cuestionar la designación de un sacerdote en el Consejo de Educación; al mes siguiente, la oficina de prensa de la Presidencia de la Nación informaba que “no se pueden publicar noticias que afecten la dignidad de Benito Mussolini”.
Por desobedecer a las autoridad y permitirse una opinión distinta a la de aquel régimen militar, sería suspendida por un día la aparición de La Gaceta de Tucumán, y con diferencia de horas se les prohibió a todos los diarios de Entre Ríos y Mendoza suministrar información sobre actividades partidarias. En Rosario fueron castigados Tribuna y Crónica, y en Santa Fe, El Litoral, por observar la designación de Jordán Bruno Genta como interventor en la Universidad y criticar su antisemitismo.

Una clausura momentánea impidió aparecer al diario La Provincia de Salta, y con una suspensión se cerró por cinco días el semanario socialista La Vanguardia, ambas publicaciones habían objetado el uso de las radios para propaganda exclusivamente oficialista. La forma que se encontró para eliminar los diarios escritos en hebreo fue “la cancelación de concesiones sobre franquicias postales para todas las publicaciones que no se editen en idioma nacional”.

Tras el triunfo electoral, en 1946, del candidato oficialista del régimen militar, el coronel Juan D. Perón, aquel aparato represivo, lejos de desaparecer, perfeccionó su maquinaria: se expropiaron muchísimos medios y fue creada la famosa “cadena de diarios y radios”, a la que también se incorporarían todas las revistas del grupo Editorial Haynes. Los únicos diarios independientes de Buenos Aires, La Nación y Clarín, debieron poner sus barbas en remojo después de lo ocurrido con La Prensa, cuya confiscación demostraba hasta qué punto estaba dispuesto ese gobierno a reprimir la libertad de expresión.

Clausurada definitivamente La Vanguardia -según la disposición municipal que cerró sus talleres, “por ruidos molestos”- proliferaron las hojitas sueltas, editadas en la clandestinidad por los hombres de la oposición. Fue ese periodismo militante el que mantuvo encendida la llama de la libertad de prensa, como un símbolo de combatividad, durante todos estos años de coacción.

*Periodista y editor, fue secretario de redacción de la Vanguardia en 1957, y de Primera Plana en 1963.69. Director de la revista Redacción, es autor de El primer gobierno de Perón y El Che Guevara, entre muchos otros títulos.

Fuente: Historia de la Argentina 1949-1955 (Crónica Hyspamerica).

http://www.cronicaspensamiento.blogspot.com/

Observaciones de FILATINA:

En aquelle época, en que estaba prohibido hablar mal del fachismo, había cierta connivencia gubernamental poco ocultada con el nazismo, y cierta comprensible animadversión contra la iglesia católica, cómplice persistente de la situación de injusticia, sojuzgamiento y genocidio de ciertas clases dominantes sobre otras, desde la época de la colonia.  La grave acción gubernamental contra La Prensa y otros diarios de comunicación masiva, tal vez no era tan grave entonces como si ocurriese ahora como para la población reaccionar, cuando ya se ha aclarado suficientemente lo que significa la libertad de prensa, expresión y comunicación.

Hoy no sería admisible imponer un bozal informativo como se hacía en aquella época bastante impunemente, ante una población vulnerable, por no estar tan sensibilizada ni informada como ahora, ni contar con alternativas válidas de acceso a la información (Internet, televisión, teléfono, otros medios alternativos).

Sin embargo desde el gobierno se está haciendo manipulación de la información, desinformando alevosamente como con el manejo de los índices del INDEC, y desinformación u ocultamiento de la información, como con el dinero del placard de la ministro de economía, y los pasados millones de las valijas con dinero que pasan por la aduana. También los recursos que saquean las empresas mineras multinacionales que no pagan por los miles de millones que vale lo que se llevan, o los fondos de Santa Cruz, que no han regresado a las arcas del estado, de donde los Kirchner lo retiraron hace tantos años, para “salvarlos del corralito”.

Los medios masivos de comunicación en esa época, estaban en buena medida al servicio de los intereses del sector dominante en Argentina, por lo que eran tendenciosos, parciales y oligárquicos, aunque tal vez ellos no lo sintiesen de esa manera, o no lo qusiesen reconocer.

Lo que había que hacer era propaganda mejor, inteligente, no tendenciosa, de política no partidaria, informando los objetivos y motivos de las acciones gubernamentales convenciendo para lograr apoyos, más que propender a enfrentamientos con los adversos. Para ésto, hubiera sido necesario que el gobierno fuera franco, honesto, bienintencionado y no de personas que estuvieran especulando para enriquecerse con la función pública, como sucedió en todos los gobiernos del peronismo desde entonces (y de otras tendencias políticas también, inclusive militares).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: