SERIE PROPUESTAS POLÍTICAS PARA MEJORAR EL PAÍS I.

by

I: Proyecto Sur y las elecciones.

Hace varios años fundamos Proyecto Sur con el objetivo de profundizar una propuesta económica, social y cultural para el país. Lo integramos mujeres y hombres comprometidos con el campo popular, que hemos venido haciendo aportes desde el trabajo y las organizaciones sociales, la docencia o la cultura. Proyecto Sur es la síntesis de experiencias, estudios e investigaciones de profesionales y grupos sociales, sobre la realidad nacional e internacional. El PROYECTO SUR reafima que recuperando los recursos petroleros y naturales del país es posible acabar con la pobreza y el desempleo y desarrollar sus capacidades industriales y científico-técnicas, en el marco de una integración continental autónoma.Hoy existe en el país una necesidad, una urgencia y una vacancia política. El espacio nacional, popular y democrático carece de representación: todos los candidatos mediáticos expresan variantes del centro a la derecha. La elección del 28 de octubre no es un simple recambio presidencial sino la profundización del modelo neoliberal que, en su esencia, es común tanto a Cristina Fernández de Kirchner como a los candidatos del justicialismo y el radicalismo: Lavagna, López Murphy, Sobisch y Rodríguez Saá. Detrás de un seudo progresismo o centro izquierda, las propuestas de Elisa Carrió no van más allá de los cuestionamientos institucionales y propone como ministro de Economía al liberal Prat Gay. Ninguno cuestiona el modelo de saqueo agro minero exportador del menemismo: hoy en América Latina y en nuestro país -como diría Alejandro Olmos- la línea divisoria está marcada entre los que plantean la recuperación del petróleo y los minerales y los que silencian o defienden su entrega.

 

Ante el vacío político y respondiendo a las sugerencias de ciudadanos y organizaciones sociales en todo el país, con otras fuerzas hermanas tomamos la decisión de participar en esta coyuntura electoral. El objetivo es hacer oír nuestras propuestas, abrir los debates y aportar a la construcción de un amplio movimiento político, social y cultural de carácter nacional. Nos planteamos tener legisladores en todas las provincias en las elecciones del 2009 y competir por el gobierno nacional en el 2011. El mandato de la hora es afianzar la unidad, reparar lazos solidarios, reconstruir la confianza, encontrarnos los que compartimos sueños, luchas y esperanzas para derrotar las políticas y las fuerzas que nos sojuzgan.

II) La crisis política y el Gobierno KirchnerAnte la falta de entusiasmo y el malestar general, una vez más los argentinos son convocados a elegir representantes. En las últimas décadas, han venido soportando una historia de fracasos y traiciones, la degradación de las instituciones y la crisis de los partidos políticos. Asqueado de corrupciones y maltratos, a fines del 2001 el pueblo salió a la calle con la consigna “ que se vayan todos” y una vez más, como el 17 de Octubre y el Cordobazo, se hizo oír. Sin embargo, las movilizaciones y asambleas no lograron construir sus propias representaciones políticas y en abril del 2003 se terminó votando al menos malo de los mismos.

 

Néstor Kirchner, heredero del justicialismo que en los años 90 remató el patrimonio público, inició su gobierno con medidas reclamadas por la mayoría de los argentinos, despertando esperanzas: su acertada política de Derechos Humanos; el rechazo al ALCA, el relanzamiento del MERCOSUR, la alianza con Venezuela. Pero la reforma de la Corte Suprema de Justicia no fue extendida a los tribunales federales y de casación; no hubo condenados por corrupción y se aceptó que Carlos Menem asumiera como Senador con causas penales en curso. El crecimiento económico de un 8,5% anual no significó una real redistribución de la riqueza ni créditos accesibles para los pequeños productores. Continuó la extranjerización de la tierra; la destrucción del bosque nativo; los subsidios a los grupos económicos y empresas privatizadas sin exigir el cumplimiento de las condiciones contractuales. Se mantuvo el injusto sistema impositivo de Menem y las corruptas concesiones ferroviarias; se conservaron leyes de la dictadura como la de Entidades Financieras de Martínez de Hoz y la de Radiodifusión, prorrogando por diez años las concesiones de los canales de televisión abierta; se ha negado la personería gremial a la CTA ignorando las recomendaciones de la OIT. Se pagó al FMI una deuda indebida que cuestionó hasta el premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, y se renegoció el endeudamiento privado externo. Pero, además, Lavagna- Kirchner, cometieron un error imperdonable: atar los bonos a la inflación, lo que sigue incrementando la deuda externa que hoy alcanza 180.000 millones de dólares. En el transcurso de estos años, la política pendular del gobierno se fue inclinando progresivamente a la derecha.

III: La continuidad del saqueo de nuestra riquezaContrariamente a lo que se informa, Argentina es un país muy rico con recursos suficientes para acabar con sus focos de pobreza y satisfacer las aspiraciones sociales de su pueblo. Las reservas de los yacimientos petroleros en producción ascienden a más de 130.000 millones de dólares, existiendo grandes reservorios no explotados en la plataforma marítima. El ocultamiento de nuestra riqueza es tal, que pocos ciudadanos saben que somos la sexta reserva de minerales del planeta con más de 5000 Km. de cordilleras y mesetas con oro, cobre, plata, molibdeno y 60 metales más. Hablamos de yacimientos valuados en más de 200.000 millones de dólares y los candidatos mediáticos silencian que esta renta millonaria se fuga al exterior.

 

Las privatizaciones petroleras de Menem le costaron al país una pérdida superior a toda su deuda externa.

 El vaciamiento económico es consecuencia de la censura informativa. Nadie puede defender lo que no sabe que tiene y desconoce su valor. Como en los tiempos coloniales, las riquezas del país se van al extranjero dejando poco o nada y una grave contaminación ambiental.

Los recursos naturales son la herencia con que cuentan los pueblos para financiar su desarrollo. Los años noventa y los que estamos viviendo, se recordarán como los del saqueo del petróleo y la minería. Es imperativo reconstruir una ética pública que comienza por cuidar lo que es de todos y reivindicar principios y valores en desuso: solidaridad, participación, honestidad, amor a la Patria.

A pesar de esta nefasta experiencia, el gobierno Kirchner ha facilitado este año la re-privatización de las concesiones petroleras de Menem, traspasando a las provincias el dominio total de los yacimientos. Es el hecho político y económico más grave de la década. Los gobiernos provinciales están prorrogando las concesiones por 30 y 40 años más, pudiendo explotarse en conjunto con la Nación para beneficio de todo el país.

Es el caso de cientos de áreas y del principal centro petrolero, Cerro Dragón , cuya concesión –que data de 1958- acaba de ser extendida hasta el 2047, es decir, hasta su extinción total. Son el petróleo y gas que le pertenecen a nuestros hijos y nietos y a pesar de la crisis energética, el gobierno sigue autorizando las exportaciones de gas, crudo y naftas.

Argentina puede recuperar sus recursos si su pueblo se moviliza y lo exige como lo hizo el hermano pueblo boliviano venciendo presiones diplomáticas y chantajes mediáticos que pronosticaban el caos. El petróleo y el gas fueron nacionalizados dentro de la ley y ninguna petrolera se fue de Bolivia. El próximo 13 de diciembre se cumplirán en la Argentina 100 años del descubrimiento del petróleo y del desarrollo de nuestra propia industria hidrocarburífera. Con decisión política, y sin depender del crédito externo, se demostró que podían realizarse objetivos ambiciosos.

Una vez más queremos convocar a todos a continuar esta patriada: debemos desarrollar una nueva y multitudinaria fuerza política capaz de parar el saqueo y recuperar los recursos naturales para ponerlos al servicio de la Nación y la felicidad del pueblo.

Por ello, es imprescindible participar en las elecciones dando su voto a la construcción de un espacio y referencia nueva: Proyecto Sur.

       Propuesta programática

A.- Recuperar nuestros recursosLa reapropiación pública de nuestros recursos naturales y estratégicos, la nacionalización del petróleo, el gas y la gran minería -reinstaurando el Artículo 40º de la Constitución de 1949- junto a otras riquezas que nos han quitado, constituye un instrumento clave para definir el futuro de nuestro país.

 

B.- Responder a las urgencias1.- Alimentar y curar
                                      Es preciso erradicar el hambre y la desnutrición en la Argentina y garantizar el cuidado y tratamiento médico-odontológico a todos sus habitantes. No debe haber más ningún niño, joven, adulto o anciano desamparado ni viviendo en la calle. Ello es realizable con una amplia participación solidaria coordinada con las organizaciones sociales y las instituciones públicas. Los hospitales deberán entregar gratuitamente los medicamentos necesarios, a ser producidos por laboratorios universitarios y otras instituciones públicas argentinas.

 

2 – Recuperar el trabajo y la creatividad social
                                                                                    Promoción de un área de empresas sociales de calidad -autogestionadas, cooperativas y otras- en el sector rural, industrial, de comercialización y de servicios con apoyo a las pymes y emprendimientos sociales similares. Apoyo y estímulo a las empresas y fábricas recuperadas y traspaso de la propiedad a sus trabajadores. A ello se sumarán los miles de profesionales, científicos y técnicos que el país “exporta” o los obliga a despilfarrar sus potenciales; lo cual permitirá integrar laboralmente a millones de desocupados y subocupados. Los subsidios sociales, con montos actualizados para cubrir el costo de vida, se convertirán en una forma de transición y preparación de los trabajadores, hasta ser reemplazados por ingresos legítimos y provenientes de un trabajo digno y bien remunerado. Las múltiples respuestas colectivas de nuestro pueblo ante situaciones críticas -asentamientos urbanos, organizaciones de desocupados, asambleas, ferias de productores familiares, recuperación de fábricas, comedores y espacios de educación popular, ámbitos de contención de niños y jóvenes en riesgo, entre otras- dan cuenta del potencial del pensamiento colectivo y la acción solidaria como una de las más ricas reservas para la transformación de la Argentina.

3 – Reconstruir la educación y la cultura
Incorporar al sistema educativo a todos los niños y jóvenes, como a los adultos que lo requieran, de modo que puedan acceder, apropiarse y construir conocimiento individual y socialmente útil para acrecentar la conciencia nacional, interpretar y comprender los problemas del país y su pueblo e insertarse críticamente en el mundo científico-tecnológico. Reconstruir la escuela pública, nacional, popular, democrática, gratuita, común y obligatoria, que acompañe las transformaciones sociales. Reformular el sistema educativo en sus contenidos, estructura, financiamiento y condiciones laborales docentes. Atender la emergencia edilicia y de recursos didácticos.

4.- Combatir la corrupción y la inseguridad
La mega-corrupción económico-financiera constituye la base de la corrupción de las fuerzas de seguridad, las corporaciones políticas y el Poder Judicial. Esto representa un flagelo que debe ser erradicado con decisión política, como condición para restablecer el estado de derecho, acabar con la impunidad y garantizar la seguridad de los ciudadanos. La inseguridad más grave que afecta a la Argentina se deriva de esta corrupción y de las acciones de diversas mafias asociadas con el poder. Los medios de comunicación y los sectores de la derecha intentan ocultar este problema, mencionando sólo los delitos vinculados con las condiciones de pobreza y silencian el hecho que no más del 3% de los jóvenes pobres se orientan hacia acciones delictivas.

C.- Transformar la Nación devastada1 – La definición de una democracia integral
El objetivo es democratizar la democracia en el campo económico, social y cultural mediante la creación de mecanismos que garanticen una amplia participación popular en el trabajo, la educación, la salud, la vivienda, el medio ambiente y el bienestar de las familias. Se garantizará la no discriminación de las mujeres, de los pueblos originarios, de los inmigrantes, los discapacitados y toda otra minoría.

 

2.- Hacia una nueva Constitución Nacional
La recuperación nacional exige la convocatoria a una Asamblea Constituyente con el objetivo de promover una reforma constitucional que plasme las bases de una nueva sociedad. Debe revertirse el concepto elitista de que “el pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes” y establecer modalidades de democracia directa con mecanismos de participación popular y revocatoria de mandatos, plebiscitos, referendos y consultas vinculantes.

3 – La construcción de un Estado soberano y democrático
Reconstrucción de la potestad soberana del Estado mediante una democratización del sistema político, la reorganización democrática de la Justicia, la reestructuración de las fuerzas armadas y de seguridad y el control autónomo de la moneda y las políticas económico-sociales.

D.- Lineamientos de política económica1.- Promoción industrial
Reindustrialización del país mediante la creación de un polo de corporaciones industriales del Estado basado, entre otros, en el sector de astilleros e industria naviera, en los talleres ferroviarios, en la ex fábrica nacional de aviación y en las áreas energéticas. Asistencia a las pequeñas y medianas empresas y promoción de un área de empresas sociales de calidad. Se impulsarán convenios de mutuo beneficio con las naciones de América Latina para la creación de empresas públicas latinoamericanas en áreas clave: flota mercante, líneas aéreas, sistemas satelital y de comunicaciones, energía, biotecnología, nuevos materiales y otras que permitan el desarrollo autónomo de ciencia y tecnología de punta para superar el actual modelo agro-energético-exportador.

 

2.- Recuperación de las empresas de servicios públicos
Las empresas privatizadas de este sector deben volver a manos del Estado; pero antes es necesario impulsar un amplio debate acerca de los modos de gestión capaces de superar la antinomia entre empresas estatales digitadas por los gobiernos de turno o controladas por intereses guiados por el lucro y las leyes del mercado. El objetivo es diseñar empresas públicas que garanticen la participación de los trabajadores y técnicos junto a los usuarios, como modo de evitar la distorsión de sus funciones o eventuales procesos de corrupción.

3.- Promoción agropecuaria
Implementación de una política de desarrollo rural orientada a recuperar nuestra soberanía alimenticia, revirtiendo las distorsiones producidas por el monocultivo de soja transgénica y las dramáticas secuelas derivadas del uso masivo de agrotóxicos que dicho cultivo requiere. Se revertirá la grave tendencia a la concentración y a la extranjerización de la tierra. Se promoverá a los pequeños y medianos productores y se estimulará a las cooperativas para favorecer la protección de las economías regionales y la diversificación productiva, junto a la recuperación de la actividad ganadera y lechera. Se establecerán planes especiales para las zonas afectadas por inundaciones y sequías.

4.- Reorganización integral del transporte
En todos los países del mundo el transporte está subsidiado por el Estado y su objetivo no es generar lucro sino cumplir un servicio público. Es urgente en nuestro país la reconstitución del sistema de transporte ferroviario, fluvial, marítimo y aeronáutico. El ferrocarril debe ser la columna vertebral de la integración nacional, de la reindustrialización, del repoblamiento de las provincias y del derecho de las mayorías a un transporte digno, eficiente, barato y seguro. Se aplicará la ley de reserva de cargas para el transporte de la producción nacional, se revertirá la política aeronáutica de cielos abiertos y se eliminará el sistema de peajes .

5.- Política monetaria
Fortalecimiento de la moneda nacional mediante la garantía de reservas y control del Banco Central como agente financiero de la Nación. Reorientación del crédito bancario con apoyo a la banca cooperativa y social. Derogación de la Ley de Entidades Financieras de Martínez de Hoz. Cese de la circulación de moneda extranjera.

6.- Política fiscal
Reforma del actual perfil impositivo de fuerte regresividad y promoción de un sistema progresivo que grave las rentas financieras, las transferencias de acciones y las grandes utilidades. Revisión del sistema de coparticipación federal. Control de la evasión de los grandes contribuyentes. Estatización de las AFJP. Reorientación del gasto público en términos de las prioridades sociales y del modelo de desarrollo económico nacional.

7.- Comercio exterior
Intervención del Estado en el control del comercio exterior y en una política de retenciones, subsidios y precios orientada a revertir los abusos de las grandes corporaciones exportadoras. Imposición de aranceles en función de la promoción de distintas áreas de la economía nacional. Reorganización de la Junta Nacional de Granos.

8.- Suspensión del pago de la deuda externa
Argentina negoció tres veces su deuda externa siguiendo las presiones del FMI y el sistema financiero internacional. La primera fue al terminar la Guerra de Malvinas; la segunda con el Plan Brady; y la tercera la afrontada por Duhalde, Lavagna y Kirchner: a pesar de estas negociaciones y de la magnitud de los montos pagados, el endeudamiento ha continuado creciendo. Nuestro país puede sentar un precedente histórico en tanto se ha investigado en los tribunales pertinentes el origen y la ilegitimidad de esa deuda. Debe establecerse como prioridad a quién, por qué y cuánto se debe; por ello se propone la suspensión de la totalidad de los pagos -incluyendo capital, intereses y cualquier otro concepto- y un censo obligatorio de acreedores.

9.- Recuperación del medio ambiente
Riguroso control para eliminar la contaminación de la tierra, el agua y el aire. Suspensión definitiva de la minería a cielo abierto, de la deforestación y la devastación del monte nativo, con medidas para implementar su restauración y protección. Censo nacional de salud para determinar las enfermedades producidas por estos flagelos, sancionar responsabilidades y reclamar compensaciones.

10.- Integración continental autónoma
En un mundo donde se están diseñando polos económicos y políticos de alcance continental, la integración autónoma de América latina desde el Caribe hasta la Antártida es una condición para la viabilidad histórica de todos y cada uno de nuestros países. Es preciso conformar un bloque regional de poder en defensa de la paz mundial y de la autodeterminación de los pueblos, capaz de transformarse en un real protagonista de su historia . Es éste un momento político único para hacer efectiva esta integración: a las experiencias transformadoras de Cuba Venezuela, Bolivia, Ecuador, se suman las de otros pueblos hermanos que ya han dejado atrás los condicionamientos del neoliberalismo, con la potente presencia de movimientos sociales y culturales populares en todo el continente.

E.- Lineamientos de política social y cultural1.- Políticas de pleno empleo
Eliminación de las leyes de precarización laboral y recuperación de los derechos sociales de los trabajadores. Vigencia de la jornada de ocho horas y de las leyes de trabajo insalubre, con protección al trabajador y su familia. Consolidación de una economía de pleno empleo mediante la combinación de las distintas políticas de reconstrucción económica del país.

 

2.- Recuperación del ingreso real de los trabajadores
Recomposición del salario real en el sector público y privado. Garantía de jubilaciones y pensiones dignas y móviles. Ampliación de la cobertura de los subsidios al desempleo y a la incapacidad para el trabajo. Control de los alquileres y de la canasta familiar hasta lograr un nuevo equilibrio de los precios relativos del conjunto de la economía.

3.- Reparación de los derechos de los pueblos originarios
Reconocimiento del derecho de los pueblos originarios a la recuperación de sus territorios y a la protección y respeto de sus lenguas y tradiciones como base de su plena participación política, social y económica. Los aportes de nuestras culturas deben hacer de la diferencia la base de la igualdad y el mutuo enriquecimiento y no de la discriminación o el desprecio .

4.- Reparación de los derechos de los más débiles
Protección y cuidado de los menores internados en reformatorios con medidas cautelares, sometidos a condiciones infernales de sufrimiento y humillación. Reformulación del tratamiento de las enfermedades mentales y las instituciones psiquiátricas, así como de los institutos carcelarios donde los detenidos están condenados al hacinamiento y el maltrato, sin garantías de defensa legal.

5.- Democratización de la cultura y los medios de comunicación
Elaboración de un nuevo marco legal que posibilite la participación pluralista en los medios de comunicación de todos los sectores sociales para que sirvan de información y debate de los grandes problemas nacionales, de crítica cultural y de promoción de valores de solidaridad y conocimiento. Impedir el monopolio de las grandes empresas y revisar la prórroga de la concesión de las radios y canales de televisión a sus actuales beneficiarios. Sustancial aumento del presupuesto de cultura de la Nación. Creación de casas de la juventud y la cultura en los barrios y en todas las provincias. Impulso a las industrias culturales; en especial a la edición y difusión de libros. Cuota de pantalla en todas las televisoras para el cine argentino de ficción y documental. Sanción de una ley de música.
Estimular la creatividad cultural de las mayorías y posibilitar su acceso a todas las expresiones culturales, artísticas e intelectuales. Proteger a los creadores nacionales y la difusión de su producción.

Hacemos un llamamiento a una nueva gesta de unidad, a una patriada nacional, a reencontrarnos en un nuevo espacio político y cultural que nos permita comprendernos y unificar luchas e ideas para enfrentar éstas y otras grandes tareas. Convocamos a todos los que quieren cambiar esta Argentina saqueada y esta seudo democracia para reemplazarla por una Argentina justa y latinoamericanista con pleno protagonismo popular.

SOBRE EL AUTOR:

Fernando “Pino” Solanas

Nació en Argentina en 1936.

Cursó estudios de teatro, música y derecho.

A lo largo de 50 años, su militancia y compromiso político están íntimamente ligados a su actividad artística.

Se formó políticamente junto a hombres como Raúl Scalabrini Ortíz, Arturo Jauretche, Carlos. Astrada, Juan José Hernández Arregui, César Marcos, Fermín Chávez, John William Cooke, Rodolfo Ortega Peña, y fue secretario privado de Julio Canessa.

En 1962 realiza su primer cortometraje de ficción Seguir andando y forma su casa de producción.

En 1968 realiza en forma clandestina su primer largometraje La Hora de los Hornos, trilogía documental sobre el neocolonialismo y la violencia en el país y América Latina.

En 1969 funda el grupo Cine Liberación junto con Octavio Getino, e impulsa con el film el desarrollo de un circuito alternativo de difusión a través de organizaciones sociales y políticas que forman parte de la resistencia a la dictadura. El film obtiene múltiples premios internacionales y se difunde en más de 70 países.

En 1971, el Grupo Cine Liberación fue convocado por Juan Domingo Perón a filmar en Madrid sus dos testimonios cinematográficos : La Revolución Justicialista y

Actualización Doctrinaria para la toma del poder.

En 1975 termina Los Hijos de Fierro, primer largometraje de ficción. Meses antes, había sido amenazado de muerte por la Triple A y en 1976 un comando de la Marina intenta secuestrarlo. Parte al exilio hacia España y se establece finalmente en Francia, donde realiza, en 1980, el documental

Durante su exilio participa en varias organizaciones de solidaridad con las Madres de Plaza de Mayo y los demás organismos de defensa de los derechos humanos, denunciando internacionalmente la situación argentina.

En París, con Envar El Kadri, Arianne Mouskhine, Miguel Ángel Estrella y otros artistas e intelectuales, participa en la creación de la Asociación Internacional

en Defensa de los Artistas.

Caída de la dictadura, en 1983, regresa a Buenos Aires y, en 1985, filma Tangos… El Exilio de Gardel, que obtiene máximos premios en el Festival de Venecia y de La Habana.

En 1988 termina Sur y es premiada en Cannes y en numerosos festivales.

En junio de 1989 promueve la gran asamblea de sindicatos audiovisuales que se realiza los días 22 y 23 de junio en el Centro Cultural San Martín, exigiendo la convocatoria a un gran debate y una ley marco de Radiodifusión que reemplace a la de la dictadura.

Fue una de las primeras voces denunciantes de la traición de Menem a los contenidos del voto, la privatización de los canales y la Ley de Reforma del Estado.

En marzo de 1991, en un reportaje, acusa a Carlos Menem de estar al frente de una “banda de delincuentes que está saqueando el patrimonio público ”. El ex presidente le responde con una denuncia por “calumnias e injurias”. Solanas reafirma su acusación ante el Juez Federal Martín Iruzun. Al día siguiente Solanas es víctima de un atentado de grupos comando ligados a la seguridad del Estado, por el que recibió seis disparos de arma de fuego en las piernas. Debe postergar la terminación del film El Viaje, que logrará concluir en 1992.

Continúa denunciando el saqueo menemista y, tras haber recibido centenares de saludos de solidaridad convoca a la unión de los sectores opositores al modelo, confluyendo en una gran marcha “sin otra bandera que la argentina” . El 21 de noviembre de 1991 –día de la Soberanía Nacional- una bandera de 400 metros de largo recorre la ciudad de Buenos Aires hasta abrazar al Congreso de la Nación.

Meses después, en el otoño de 1992, el ex diputado nacional y dirigente, Luis Brunati lo invita a encabezar un gran frente político y social. Nace el Frente del Sur , integrado por varios partidos políticos y organizaciones sociales.

Solanas se presenta en las elecciones del 26 de junio de 1992 como candidato a Senador Nacional por la Ciudad de Buenos Aires, obteniendo el 7,8 % de los votos.

En 1993 se funda el Frente Grande , con la incorporación del sector que lidera Carlos “Chacho” Álvarez. En octubre, Fernando Solanas es electo Diputado Nacional por la Provincia de Buenos Aires.

Recibe el premio Human Rights Watch, en New York, donde se realiza una retrospectiva de su obra.

En 1994, frente a la elección a convencionales constituyentes para la Reforma Constitucional , Solanas propone ampliar el Frente Grande e incorporar como candidatos a grandes referentes sociales, como el Obispo Don Jaime de Nevares.

En abril obtiene un millón de votos –17,6%– en la Provincia de Buenos Aires, aventajando a la lista de Raúl Alfonsín, uno de los firmantes del Pacto de Olivos. En la Convención Constituyente , se desempeña como Vicepresidente de la Comisión de Nuevos Derechos.

Entre sus numerosos proyectos presentados, es aprobada e incorporada la 1ra. Cláusula de Cultura en el Artículo 75º, inc. 19 de la Constitución Nacional.

Comienza la crisis del Frente Grande que tiene su raíz en el giro a la derecha de Chacho Álvarez y Graciela Fernández Meijide, que llevaron al “Pacto del Molino”, con el senador justicialista Octavio Bordón –quien encabezaría la candidatura a presidente en 1995- y Federico Storani. Los sectores de izquierda fueron expulsados.

En 1997 termina su mandato y, a pesar de los ofrecimientos de distintas fuerzas políticas, vuelve a su profesión.

Durante su gestión como Diputado Nacional, entre 1993 y 1997, integra las comisiones de Cultura, Energía, Comunicaciones, y Medio Ambiente desde las que elabora más de 160 proyectos, entre resoluciones y leyes.

Desde la Comisión de Energía encabeza el movimiento por la defensa de Yacyretá y Salto Grande e interpela en dos oportunidades al ex Ministro de Economía Domingo Cavallo y al ex Secretario de Energía Carlos Bastos, frente al intento de privatizar estas empresas, las centrales nucleares de Embalse y Atucha, y la Fábrica de Aguas Pesadas en Arroyito (Neuquén).

Viaja a Asunción del Paraguay, donde es invitado a hablar del tema en el Senado Paraguayo, que se expide explícitamente contra la privatización de Yacyretá. Continúa su prédica por la región hasta que, finalmente, los intentos privatizadores de Wasmosy y Menem son derrotados. Yacyertá y Salto Grande no fueron privatizas.

Desde el Parlamento, trabaja en la reforma de la Ley de Cine, la Ley de Teatro y la Ley de Música. Introduce los jurados renovables e interdisciplinarios para la adjudicación de créditos o premios .

Impulsa y trabaja en la creación de la Cinemateca Nacional (CINAIN) que, aprobada por unanimidad en las dos cámaras, es vetada por Carlos Menem. Sin embargo, un mes después, Solanas consigue que ambas cámaras ratifiquen por unanimidad la ley. Han transcurrido varios gobiernos y, en diez años, la ley aún no está reglamentada.

En el Anexo de la Cámara de Diputados realiza dos encuentros sobre Democracia, Medio Audiovisual y Cultura y presenta el proyecto del Canal de Televisión del MERCOSUR con participación de parlamentarios de América Latina y la Presidenta de la Comisión de Comunicaciones del Parlamento Europeo, Luchiana Castellina.

Es el primero en denunciar la corrupción en IBM en la Municipalidad de Avellaneda, demostrando que es el mismo mecanismo investigado en el Banco Nación y que se estaba aplicado en todas las provincias y municipios.

Es invitado por Federico Mayor –Secretario General de la UNESCO- a integrar el Comité Mundial por la Defensa del Patrimonio Cinematográfico en representación de América Latina.

Ha presidido la asociación Directores Argentinos Cinematográficos (DAC).

Ha promovido en el país y en América Latina la democratización del espacio audiovisual y las leyes marco que garantizan en radios y televisoras el derecho a la pluralidad y a la información objetiva. Trabajó en el proyecto del Canal Parlamentario y del Canal del Mercosur, que obtuvo la primera votación afirmativa de la Cámara.

Durante las últimas décadas promueve diversas asociaciones e iniciativas culturales. Entre las más importantes se encuentra El Imaginario de América Latina (1989) que debió ser el mayor centro cultural del país y que Menem terminó por convertir en un

shopping.

En 1998 termina La Nube premiada en el Festival de Venecia. En el Festival de La Habana recibe el Gran Coral a su trayectoria.

En abril de 2002 propone fundar el Movimiento por la Recuperación de la Energía Nacional Orientadora (MORENO) con diversos sectores de la energía, que a lo largo de cinco años de trabajo y a través de la publicación semanal InfoMORENO, ha logrado poner en el tapete del debate político el tema de los recursos naturales estratégicos y la importancia de la recuperación del patrimonio energético nacional.

Paralelamente, encabeza la formación del espacio político Proyecto SUR , dedicado a la investigación de una propuesta programática nacional. Desde entonces, recorre el país para testimoniar su crisis y sus posibilidades, tanto a través de sus documentales como de la propuesta de Proyecto SUR .

En 2004 presenta el documental Memoria del Saqueo en el 54º Festival Internacional de Cine de Berlín, donde le entregan el Oso de Oro a su trayectoria. La película obtiene importantes premios internacionales.

Ese mismo año, en ocasión de las invitaciones que le hicieran Hugo Chávez y Fidel Castro para presentar su film en Caracas y La Habana , Solanas tiene la oportunidad de exponer al presidente venezolano primero, y luego al Comandante Fidel Castro, la necesidad de crear un Canal Latinoamericano. Su iniciativa es impulsada, y meses después, nace Telesur.

En septiembre de 2005 estrena La Dignidad de los Nadies, premiada en Venecia, Montreal, Valladolid y La Habana.

El 5 de diciembre de 2005 es distinguido por el Fondo Nacional de las Artes con el

Gran Premio a la Trayectoria.

En mayo de 2007 estrena Argentina Latente, su documental sobre las potencialidades científicas del país.

Ha sido jurado en los principales festivales cinematográficos y realiza una importante tarea en la docencia, dictando seminarios en las principales escuelas de cine de América Latina, Europa y EEUU. Desde 2006 es Profesor Emérito en la Universidad de Los Ángeles (UCLA) y en la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM). Ha recibido condecoraciones de los gobiernos de Italia y Francia y la máxima distinción cultural cubana, la orden Félix Varela .

Ha escrito numerosos artículos sobre cine, cultura y el acontecer político en publicaciones de Argentina, América Latina y Europa. Escribe el ensayo La Mirada (1989) ; Cine Cultura y Descolonización , en colaboración con Octavio Getino (1971); y el ensayo de investigación “Yacyretá: Crónica de un despojo” (1996). En la actualidad prepara la edición de una recopilación de sus trabajos.

 

Difusión SIN CARGO de Prensa FILATINA.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 189 seguidores

%d personas les gusta esto: